Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Viernes 17 de Mayo 2024
UnidadInvestigación
| | |

Brilla en el festival Julio Torri la Sinfónica de San Luis Potosí

Llevan buena música a distintas regiones del país. Foto: Especial

Llevan buena música a distintas regiones del país. Foto: Especial

10 de Octubre 2016
Dan forma a una antología de música sinfónica mexicana

Ni duda cabe, los artistas importantes llaman, y una muestra de eso es la Orquesta Sinfónica de San Luis Potosí, que se presentó el pasado sábado en el Teatro de la Ciudad Fernando Soler en el marco del Festival Internacional de las Artes Julio Torri Coahuila 2016.

Bajo la dirección del maestro José Miramontes Zapata, el grupo despliega una intensa actividad cada año, con al menos 80 conciertos en México y el extranjero, lo que le ha dado desde su fundación en julio de 2000 un enorme prestigio que la ha llevado a presentarse en foros de Europa, China y especialmente en la Grosser Saäl de la Musikverein de Viena, Austria en 2005, así como en los festivales internacionales de la Asociazione Mundiali Toscanini, en el de Ravella, en Italia y en el Musicalta, en Alsacia, Francia.

La Orquesta Sinfónica de San Luis Potosí impulsa vigorosamente el rescate de obras de autores nacionales, dando forma a una antología de música sinfónica mexicana.

Esta organización orquestal realiza asimismo un permanente y loable esfuerzo por llevar buena música a regiones del país en las que nunca o rara vez se escuchan obras sinfónicas.

Bajo el liderazgo de la concertino violinista Olga Goryasikh, 75 extraordinarios músicos deleitaron al público en un recinto prácticamente lleno, con un repertorio variado que fue de lo pura y delicadamente clásico a lo deliciosamente rítmico.

La orquesta comenzó con un delicado minueto de la autoría de Ricardo Castro y siguió con una enérgica y extraordinaria pieza de Georgy Sviridov: La Tormenta.

Carlota, de Arturo Rodríguez y el Danzón No. 2, del nuevoleonés Arturo Márquez, rompieron el tramo solemne del concierto, y sorprendieron al público con la maravillosa y alegre pieza de Arturo Márquez Conga del Fuego Nuevo.

Finalmente, la inevitable ovación de pie y el regreso del director para ofrecer, como en las buenas películas, el gran final inesperado, la cereza del pastel: el Huapango de Moncayo.

Encuentra más notas sobre