Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Martes 20 de Octubre 2020
UnidadInvestigación
| | |

El Parkinson, un mal progresivo

58

58

12 de Abril 2016
El Parkinson es un mal neurodegenerativo que afecta a miles de personas a nivel global

 

NADIA CELIS

Más conocida por el temblor del cuerpo, la enfermedad de Parkinson presenta una sintomatología variada al paso del tiempo, pues es progresiva y se torna más compleja.

Es neurodegenerativa y aunque se cree que sólo afecta a personas mayores de 40 años, también alcanza a los jóvenes.

El 11 de abril se conmemora el Día Mundial del Parkinson y tanto especialistas como pacientes coinciden en la importancia de que se brinden más apoyos para quienes padecen este mal, pues no todos tienen acceso a los medicamentos, al tiempo que enfrentan el rechazo social.

Esta es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente en el mundo, se estima que aproximadamente 4.6 millones de personas la padecen; en México, aunque no hay registros, se calcula que existen entre 100 mil y 300 mil pacientes.

Se prevé que para el año 2030 se duplicará el número de casos a nivel mundial debido, en parte, al envejecimiento de la población.

Mayela Rodríguez Violante, responsable del laboratorio clínico de enfermedades neurodegenerativas del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez”, detalla que el Parkinson se caracteriza por la pérdida de células cerebrales, lo cual daña las funciones intestinal y motriz, entre otras.

La neuróloga indica que pueden presentarse síntomas motores y no motores, iniciando generalmente con estos últimos, por lo que es necesario estar atentos a situaciones como alteraciones en el sueño, pérdida del olfato y estreñimiento.

En la etapa clínica puede detectarse temblor, rigidez, lentitud, inestabilidad, bajo volumen de voz, problemas para caminar; además de cambios en la escritura, como hacer la letra más pequeña o juntar palabras, y depresión causada por el daño neuronal.

La especialista también menciona otros factores genéticos y ambientales, como el estrés, que contribuyen a la presencia de este mal, que si bien afecta principalmente a personas mayores de 40 años, también hay un inicio temprano entre 20 y 39 años de edad (10 por ciento) y el juvenil (menos de uno por ciento del total de casos) antes de los 20 años.

Rodrigo Lloréns, miembro de la Academia Mexicana de Neurología (AMN), expone que los síntomas no se centran sólo en el temblor, pues 60 por ciento de los casos corresponde al Parkinson rígido y 40 por ciento al tembloroso.

El presidente de la Asociación Mexicana de Parkinson (Ampac), Salvador Lares, advierte que la sociedad no brinda afecto a los pacientes y tampoco los apoya para continuar sus actividades cotidianas, por lo que regularmente tienen que depender de otras personas.

Comenta que en su caso, la enfermedad le fue diagnosticada hace siete años, cuando tenía 47 años de edad; comenzó con trastornos del sueño, cansancio y pérdida del olfato, pero no le dio importancia a estos síntomas.

“Lo que me llevó al médico fue una cojera porque ya no pude dar clases de baile”, dijo.

Además, mencionó que la expresión de su rostro cambió debido a la rigidez, y su lentitud hace pensar a la gente que está borracho o drogado.

Ángel Castro, quien padece Parkinson desde antes de los 20 años de edad, señala que sus primeros síntomas fueron las alteraciones del sueño, pues dejaba de dormir dos o tres días, así como cansancio y falta de movimiento en una mano.

Sin embargo, el tratamiento con fármacos y parches le han ayudado a llevar una vida casi normal, estudió gastronomía y psicología, y está cursando una tercera carrera profesional.

Encuentra más notas sobre