Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Jueves 20 de Enero 2022
UnidadInvestigación
| | |

Protesta derechohabiente en Clínica del Magisterio en Torreón

Foto: Mariana Mejia

Foto: Mariana Mejia

01 de Agosto 2018

Tiene tres semanas sin recibir medicamento contra el cáncer que padece

Torreón, Coahuila / 1 Agosto 2018

Por: Mariana Mejía

Norma Ofelia Sifuentes Ávila, maestra en activo de la Universidad Autónoma de Coahuila, fue diagnosticada con cáncer en los huesos, pero desde hace tres semanas la Clínica del Magisterio de Torreón no le surte su medicamento argumentando que no lo tienen en existencia.

Con un plantón al exterior del centro hospitalario, la derechohabiente exige que el servicio por el que paga le sea respetado al afirmar que entre más tiempo pasa, su enfermedad se agrava.

Explicó que en octubre de 2017, le fue detectado cáncer de mama, posteriormente se le practicó una cirugía; sin embargo, a principios de mes, de acuerdo a un estudio, le diagnosticaron lesiones metastásicas en los huesos, principalmente en las costillas.

“Yo vine a la clínica el día 11 de julio a la administración de la clínica para surtir el medicamento nuevo indicado por el oncólogo pero me dicen que de dos a tres semanas me lo tenían, ya se cumplieron las tres semanas y sigo esperándolo”, expuso.

Criticó que nadie le dé una respuesta a su situación puesto que el servicio médico es un derecho humano básico que cualquier ciudadano debería de tener.

“El servicio médico es público descentralizado en donde los aportantes son tanto el gobierno del Estado como la Sección 38, tengo 42 años de servicio” indicó.

La afectada colocó una lona en su vehículo con el mensaje: “¿Dónde quedaron los 50 millones de pesos para el servicio médico de la Sección 38? ¿En qué se van a utilizar?”.

“El llamado no es meramente al gobernador sino es una pregunta  que yo le hago por el dinero que aportó, dada la situación de desabasto, yo quiero saber que van a hacer con los 50 millones de pesos, si van a llegar a lo que corresponde, sé que no tiene responsabilidad directa en la situación”, comentó.

Precisó que según el tratamiento, necesita cuatro ámpulas y cada una cuesta alrededor de 10 mil pesos, y aunque dijo cuenta con recurso para comprar la primera no el resto y es una obligación del servicio médico que le sea otorgada, “me dijeron que no la comprara porque a la brevedad llegaría el medicamento, pero no fue así”, expresó.

“En apariencia creo que me veo bien ¿quieren verme decrépita para que me den el medicamento?”, cuestionó.

Encuentra más notas sobre