Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Jueves 25 de Abril 2024
UnidadInvestigación
| | |

Ignoran a taxista con discapacidad

Foto: Especial

Foto: Especial

28 de Junio 2017
Lo único que José Arturo quiere es asegurar el futuro de sus hijos

La debilidad en sus pies, pues padece poliomielitis, no frena sus ganas por sacar adelante a sus tres hijos y a su esposa pese a las “trabas” que el ayuntamiento de Saltillo le ha puesto en su camino.

Desde hace 15 años trabaja como taxista en Saltillo, y desde hace cuatro intentó obtener una concesión, pero el alcalde Isidro López Villarreal ni siquiera lo ha querido recibir en su oficina para exponer su caso y recibir ayuda por parte de la autoridad municipal.

“Tengo una hija de 19 años que estudia en la preparatoria, otro de 12 que va para la secundaria y uno de cinco que va al kínder, y es por ello que quiero que el alcalde otorgue una concesión, porque cuando rentas no sabes cuándo te vaya a pedir las placas el patrón”, dijo José Arturo García Contreras.

Durante estos 15 años de oficio, García Contreras ha vivido momentos de pánico y angustia, pues en tres ocasiones, sin previo aviso, le han quitado la concesión que renta. “Me quedaba helado, indefenso, pues los hijos no saben si hay o no, ellos todos los días comen”.

Relató que la primera ocasión el propietario de las placas sólo le dijo “mañana me traes las placas, y en esos días llegaba a casa con las manos vacías y mi esposa esperándome con los recibos”.

Para “salir” del problema, José Arturo se vio en la necesidad de empeñar diversos artículos como el celular, el microondas y el esté- reo, “pero pues eso sólo te lleva a otra deuda, te metes a una para salir de otra, pero la deuda la sigues teniendo”.

“Primero fue una gran solución, pero con el tiempo se volvió pesadilla, pues aún no encontraba trabajo y el plazo para refrendar ya estaba cerca y yo sin dinero”.

A pesar de su enfermedad, José se dedicó a entregar tortillas y pintar casas, oficios con los que pudo subsistir durante dos meses y recuperar los objetos que había empeñado.

“Después volví a conseguir quién me rentara otras placas y así anduve otros seis años, y de pronto pasó lo mismo, lo bueno que esa vez ya me había preparado, pues me habían avisado con tiempo”. Arturo trabaja en un carro de sitio y debido a su discapacidad hace un llamado al alcalde Isidro López para que le dé una concesión.

Encuentra más notas sobre