Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Viernes 19 de Abril 2024
UnidadInvestigación
| | |

Fotomultas, un “negocio” que no debe continuar

Eduardo Jara

Eduardo Jara

28 de Junio 2017
Empresarios y ciudadanos piden a Manolo Jiménez que desaparezcan

POR: RAÚL ROCHA / MIROSLAVA ZAPATA

 

Arbitrario y recaudatorio, así consideran la mayoría de los saltillenses el programa de fotomultas implementado por el alcalde Isidro López Villarreal, quien a pesar de haber recibido recomendaciones de laComisión de Derechos Humanos del Estado de Coahuila (CDHEC) para que las quitara, pues incurrían en un delito, el edil se aferró a mantener este “negocio”.

Desde el inicio del programa, las irregularidades salieron a la luz tras darse a conocer que la empresa Canviso Tec, operadora de las fotomultas, resultó ser una compañía improvisada y la patente de las cámaras –excusa para no licitar– fue otorgada una semana después de firmado el convenio. Grupo Canviso Tec SA de CV fue creado exclusivamente para operar el programa, sin experiencia ni capacidad técnica o económica. Además, el municipio intentó ocultar el domicilio fiscal que la empresa reportó en el contrato y que al final resultó inexistente.

Gran fracaso

Como un fracaso total, definió el presiente de la Comisión de Jóvenes Empresarios de la Coparmex región sureste al programa de fotomultas que se implementó en Saltillo.

César Macías Carrillo dijo que, esta forma que utilizó la administración municipal encabezada por Isidro López para reducir las velocidades en las avenidas de la ciudad, fue improvisada y sin nada de fondo para crear una cultura vial.

“De inicio puedo decir que se fracasó porque no se ha visto alguna mejora en cuanto a seguridad vial después de aplicar este método y creo que se hizo con un fin para generar ingresos y no para generar más seguridad vial a la ciudad”.

Agregó que faltó una estrategia bien estructurada y definida para que en realidad funcionara, y no sólo cobrara la multa con los elevados costos. “Creo que faltó un poco más de estrategia para implementarla, para buscar el objetivo principal que era el reducir el número de accidentes y que la gente tuviera cultura vial, no sólo un medio del municipio para recaudar ingresos”.

El presidente de los jóvenes emprendedores de la Coparmex recomendó al alcalde electo que no se continuara con este plan en la siguiente administración.

“Si hubiera tenido éxito sería algo que debería seguirse implementando en la siguiente administraciones, pero no fue así y ya comentaron que no van a continuar con esto”, aseguró el empresario.

Macías Carrillo dejó abierta la posibilidad para intentar más adelante esta forma de reducir la velocidad pero, dijo, sólo con un buen programa de fondo y con bases sólidas.

“Probablemente si se estableciera una estrategia de seguridad vial que se lleve de una mejor forma y que no se implemente de un día para otro y que se pueda crear un plan de educación y cultura vial podría tener una mejor función”.

“Estafa maestra”

Ansiosos por que llegue el 31 de diciembre para decirle adiós al alcalde Isidro López, ciudadanos consideraron como una gran estafa el programa de fotomultas que implementó el ayuntamiento capitalino.

Los ciudadanos agregan que este gran “negocio” o “robo” hizo movilizar los juzgados federales, pues los amparos en contra de estas determinaciones del municipio “llovieron” desde su inicio.

Añadieron que lo peor fue que no todas las personas tuvieron la oportunidad de pagar los honorarios de un abogado y, por ello, sólo les quedó agachar la cabeza y liquidar esa infracción arbitraria impuesta por la actual administración municipal de López Villarreal.

“Hasta 2 mil 800 pesos pagué por fotomultas, la verdad el municipio de Saltillo le dio un giro recaudatorio a este programa, pues los costos fueron muy elevados, no digo que esté mal el programa porque sí se evitaron accidentes, pero el pago por las fotomultas fue exagerado”, comentó José Arturo García, de oficio taxista. P

Por su parte, Lorenza Torres Escamilla, residente de la colonia Los Berros, señaló que las fotomultas no fueron otra cosa más que una manera de “fregar al pueblo”, pues asegura que ella conoció gente que se quedó hasta sin comer por pagarlas.

“No negamos que estuvo bien lo de las fotomultas, porque hay que reconocer que bajaron un poco los accidentes automovilísticos, pero debieron haber aplicado una variación en las tarifas, cómo le cobran a una personas de escasos recursos una infracción de mil 400 pesos si gana a la semana mil 100 y con familia que mantener”, aseveró Gertrudis Arévalo Torres.

Residente de la colonia Guayulera, Gertrudis dijo estar muy decepcionada del gobierno de Isidro López.

“Lo que tiene Chilo es pura labia, yo le creí todas las mentiras que dijo en su gobierno, y hace tres meses mi esposo tuvo que pagar más de mil pesos por una fotomulta, están viendo las autoridades que nos movemos en un carro de la década de los 80 y aún así nos dejan caer la mano”, manifestó.

Martín Arévalo Padua, habitante de la colonia Vicente Guerrero, aseguró que el programa de fotomultas fue la manera más fácil que encontró el municipio para hacerse de “grandes riquezas”.

“Ya no hicieron nada, algún programa impactante que ayudara a la ciudadanía, o un inmueble que fuera apto para los menores, para que la gente tuviera más convivencia, algo que hiciera a un Saltillo mejor, a lo único en que se enfocaron es a quitarle a la gente su dinero”.

Para los saltillenses, el programa de fotomultas fue injusto y los cobros excesivos y coincidieron en que con esto el alcalde Isidro López planeó y llevó a cabo un programa que tenía fines de lucro y no de prevención de incidentes.

Finalmente, solicitaron al alcalde electo Manolo Jiménez Salinas que considere la necesidad de los saltillenses y pueda reducir hasta en 60 por ciento el costo de las fotomultas si es que las mantiene en su administración.

La información del programa puede ser consultada en http://www.saltillo.gob.mx/radar-vial/

Encuentra más notas sobre