Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Sábado 27 de Noviembre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Los olvidados, personajes que sufren discriminación

Foto: Especial

Foto: Especial

27 de Octubre 2021

Toda la ciudad es para ellos una gran mansión por la que pueden deambular a la hora que les plazca y sin importar, se detienen en una banqueta, plaza pública o bajo un puente vehicular y se echan a dormir. 

KEVIN CARRANZA

Indigentes, marginados, personas de escasos recursos que por una extraña razón se alejaron de su hogar, salieron a las calles y se quedaron en ellas. Invisibles ante los ojos de quienes transitan por las vialidades de Saltillo. Desde hace tiempo, toda la ciudad es para ellos una gran mansión por la que pueden deambular a la hora que les plazca y sin importar, se detienen en una banqueta, plaza pública o bajo un puente vehicular y se echan a dormir. 

Afectados por no tener estudios, familia o el contar con alguna enfermedad mental hace que la discriminación aumente y cada puerta les sea cerrada. Aunque las organizaciones se comprometan, no hay alguna ley que los proteja o les brinde el derecho a la identidad que fueron perdiendo. 

Un problema que se presenta en la ciudad más grande o el pueblo más chico, en la capital coahuilense, están aquellos que inclusive se convirtieron en personajes característicos, reconocidos por la mayoría de la población. 

De la mujer que carece de una extremidad y aún así recorre las avenidas principales de la ciudad, exigiendo dinero para alimentarse y solventar el vicio que la mantiene viva es como la mayoría la identifica. Sin embargo tiene un nombre y una historia que solo pocos conocen.  

Llegó a la ciudad años atrás, asegura ser proveniente de Aguascalientes. Una de sus paradas continuas es a las afueras de la central de autobuses, cuando su estado de ánimo va bien, platica que espera a una persona pero cuando se le cuestiona de quién se trata, no sabe responder.

Cansada de caminar todo el día y a la espera de la ayuda que le pueda brindar la gente es como sobrevive el día a día, alimentándose de lo que puede comprar y unas cuantas botellas de alcohol que la ayudan a tolerar el dolor y que a su vez le hace olvidar la triste realidad y el abandono.

Como su historia, existen otras más como la de Yolanda Salinas Hinojosa, de 45 años, o al menos en su estado más sobrio es como se identifica, una mujer que hace su vida cotidiana en el corazón de la ciudad.

De ella no se sabe si tenga casa o cuente con familiares que le brinden apoyo, son los comerciantes quienes mencionan que es seguido que cambie su ropa y aunque se le intenta ayudar, es su estado alcoholizado lo que hace que se vuelva un problema en la zona, pues comentan que suele agredir a la gente y robar los dulces de los comerciantes, motivo que los hace estar a la defensiva con la mujer. 

Al platicar con ella, menciona que perteneció a las corporaciones policiacas de Saltillo, y que también estuvo en el Ejército en Veracruz. Cuenta que es casada y que tiene dos hijas, pero no sabe responder sus nombres, es ahí cuando al platicar de su familia las lágrimas empapan su cara, como si recordara lo que algún día fue su realidad y lo que ya no está.

Entre locura y abandonó es cómo estás personas siguen su vida, manteniendo un vicio y como muchos, el reto es buscar el alimento, salir adelante y no morir en el intento.