Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Domingo 05 de Diciembre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Desampara ley a víctimas de negligencias médicas

Especial

Especial

24 de Enero 2018
Lideran IMSS e ISSSTE quejas en la Comisión de Arbitraje

Por: Martha Briones/Raúl Rocha

En los casi 12 años que tiene de existencia, la Comisión Coahuilense de Arbitraje Médico (Cocam) no ha comprobado en la entidad ningún caso de negligencia médica, ni tampoco ha retirado la cédula profesional a ningún galeno, porque simplemente la ley no se los permite, reveló la subcomisionada del organismo, Sofía Gil Rodríguez, al dar a conocer que durante 2017, atendieron 799 quejas, en su mayoría contra instituciones como el IMSS y el ISSSTE, el magisterio y la Cruz Roja.

Gil Rodríguez indicó que, dentro de las atenciones, la Cocam busca privilegiar primero la conciliación, por lo que no se han generado denuncias ministeriales contra instituciones como el Seguro Social, el Hospital Universitario de Saltillo e incluso el servicio privado.

Durante 2017, de acuerdo a la funcionaria, la Comisión dictaminó en cinco casos, pero en ninguno se pudo acreditar que los médicos se equivocaron en sus procedimientos, la mayoría quirúrgicos, ni tampoco se les sancionó por las omisiones, casos en los que el proceso de desahogo duró más de cuatro años.

Comisión inútil

Gil Rodríguez manifestó que la Comisión Coahuilense de Arbitraje Médico ha tenido que enfrentar los reclamos de los ciudadanos quienes les han cuestionado que si no pueden resolver favorablemente los casos de negligencia médica, entonces qué justificación tienen para que el organismo exista.

“Es una de las principales quejas ante nosotros, que solamente somos mediadores; nos preguntan que qué pasa, que por qué no podemos resolver o sancionar; la ley nos tiene atados de manos, por eso está la Fiscalía General del Estado para ese tipo de pretensiones, me refiero a la denuncia, porque aquí acercamos generalmente a las partes involucradas, para evitarles el litigio y las peleas”, expresó.

De las quejas interpuestas ante la Comisión Coahuilense de Arbitraje Médico -799- más de la mitad son en contra del Seguro Social, con 298, y el ISSSTE, después, con 75; le siguen los hospitales privados con más de 303, y 72 de la Secretaría de Salud.

La mayoría no son conciliadas, por lo que se tienen que enviar a la instancia federal, donde, después de investigar las pruebas presentadas en la entidad, definen si hay responsabilidad en el caso de la parte a la que se acusa.

También están los casos donde por falta de interés o confianza en la institución de quien acude a la Cocam, se cierran y no prosiguen con el proceso.

RESARCIR EL DAÑO, A TRAVÉS DE LA MEDIACIÓN

La subcomisionada médica del organismo indicó que generalmente se llega más a acuerdos en la mediación que fuera de ella, como el caso, hace dos años, cuando ante la queja del afectado, el Instituto Mexicano del Seguro Social aceptó que la omisión de su personal médico, provocó la muerte de un derechohabiente.

“En ese caso ambas partes platicaron aquí y la delegación reconoció su error. Indemnizó a los familiares con más de un millón de pesos; uno de los casos donde no se llegó a ninguna denuncia penal, pero que se resolvió de forma satisfactoria, aunque una vida humana no se paga con nada”, dijo.

Ginecólogos y dentistas, los más denunciados

Aunque raro, según dijo la funcionaria de la Comisión, la lista de especialidades fue liderada durante 2017 por los ginecólogos, con 112 denuncias y los odontólogos, con 110, en este caso, la mayoría de los usuarios se quejó por la mala calidad de los materiales o porque no les gusto el trabajo.

A estas dos especialidades le siguen traumatología con 66 y también oftalmología con 61 quejas.

Las atenciones por cirugías plásticas sumaron el año pasado 42 quejas y urgencias 39.
Medicina interna, medicina familiar o general con más de 30 casos o 44 que se refieren a quejas administrativas por falta de atención o medicamento en clínicas y hospitales.

La funcionaria negó que parte de sus procedimientos para atender las quejas y denuncias sean “tortuosos” y largos, pero reconoció que hay dictámenes que tardan hasta cuatro o cinco años en resolverse, si es que llegan a buen fin y se logra que se haga justicia.

Muchos no denuncian

La negligencia médica muchas veces no es denunciada por la gente que la ha padecido como se debe y depende de las características de la misma para su condena dijo el presidente del Foro Profesional de Abogados de Saltillo.

Ramón Ramos Barajas afirmó que cualquier personas que se sientan agraviada por lo que ellos consideren una negligencia médica, deben de buscar el apoyo legal para determinarla.

“En principio debe de denunciarse, es un tema que debe denunciarse porque hay casos que no se denuncian, pero que sí existe y existe una reparación también de daño que se tiene que cubrir”, manifestó.

Ramos Barajas manifestó que la sentencia para el médico que incurra en este delito depende mucho del tipo de negligencia que se presenten y en el rango que se haya dado.

Agregó que para determinar el tipo de negligencia médica hay valoraciones que se hacen de cada uno de los casos para que de puedan determinar el tiempo que dé como castigos a los que se encuentren culpables.

“Depende de las condiciones que se hayan establecido, lo que sucede es que la cuestión de le negligencia médica una vez que se establece se tienen que hacer valoraciones en cuanto características de lo que pasó, porque existen mínimos y máximos, y cuantificaciones en un momento dado que se tienen que llevar a cabo”, señaló.

Según datos de la página de internet “Responsabilidad penal por negligencia médica” indica que ese puede dar por un mal ejercicio del desempeño del doctor, pero también se puede presentar cuando hay dolo por parte del médico por lo que los castigos son diferentes para ambos casos.

“Por un error humano, mi hija perdió la vida”

Por: Miroslava Zapata

A pesar de saber que padecía neumonía, Magaly, de 23 años de edad, fue aseada con agua fría en el Hospital General de Saltillo, lo que complicó su situación.

La madre de la víctima, quien falleció el pasado 18 de enero, señaló que los doctores, al cambiar de cama a la joven no le pusieron oxígeno, pese a que ella con desesperación lo pedía.

Blanca aún recuerda los últimos días de agonía que sufrió su hija y asegura que cuando la ingresaron al nosocomio, la joven no estaba tan grave como para haber perdido la vida.

“El hospital estaba muy sucio, no había agua caliente, la bañaron con agua muy fría y ella tenía neumonía, todavía un día antes de que falleciera la iban a llevar a cirugía, ella pedía oxígeno al momento que la cambiaron de cama, pero no se lo dieron y fue ahí cuando entró en el primer paro”, comentó la mujer residente de Piedras Negras.

Además antes de que la ingresaran al quirófano, los médicos le decían que ya era lo mismo si la intervenían o no; les faltó humanismo para hablarnos”, narró.

Para Blanca, fue muy triste escuchar a su hija narrar que al momento del cambio de cama ella levantaba la mano y les gritaba a los enfermeros: “el oxigeno, el oxigeno”, pero simplemente fue ignorada, quien agrega que esto ocurrió en medio de un cuarto que no presentaba nada de higiene.

La madre asegura que estas dos negligencias le arrebataron la vida, a su hija, pues cree que sí esto no hubiera ocurrido ella seguiría aún a su lado.

“Aún recuerdo que antes del cambio de cama mi hija hablaba muy bien, después de eso ya no, y como pudo me contó lo ocurrido; batallaba para hablar”, expresó.

Añade que tras salir del quirófano, Magaly fue entubada y llevada a terapia intensiva, de donde ya no logró salir con vida.

Recursos, otro problema
Tras el fallecimiento, mucha gente apoyó económicamente a la familia de Magaly, pues ella, al igual que sus padres, era pepenadora en Piedras Negras, pero gente mal intencionada le clonó la tarjeta y la despojaron de 13 mil pesos.

Blanca solicita el apoyo de la ciudadanía, pues al ser de escasos recursos, se les complicará la manutención de las dos niñas, de dos y cuatro años, que Magaly dejó en orfandad.

le niegan atención a embarazada

Por: Gema Cardiel

Era el penúltimo día del año, y la joven Sanjuana empezó con los malestares típicos del embarazo, el problema, fue que éstos aparecieron apenas a las 25 semanas de gestación. Situación que se agravó cuando se le negó la atención médica en el Seguro Popular.

Con apenas 16 años, la joven tras verse en la necesidad de tener atención médica, acudió al Seguro Popular, servicio que se da en las instalaciones del Hospital General de Torreón. No obstante ahí la atención médica le fue negada debido al sobrecupo de pacientes.

“Fue el doctor Mendoza quien nos dijo que no había cupo”, narró Margarita Cruz Rangel, abuela de Sanjuana, por lo que decidió retirarse y buscar ayuda en la Cruz Roja.

Al llegar a la benemérita institución se encontró con una negación más, pues el personal médico de la clínica argumentó no contar con el equipo necesario para atender tanto a la joven mamá como al bebé, el cual según la propia abuela, comenzaba a salir del vientre de su madre.

“Cuando en la Cruz Roja nos dijeron que no podían atenderlos, que buscáramos otro hospital, el bebé ya traía una manita de fuera”, señaló.

Sin embargo, el personal de la institución le ofreció apoyo para llevarla al Hospital Universitario, donde prácticamente llegó dando a luz.

Afortunadamente, tanto madre como la hija salieron vivas de la labor de parto, pero la pequeña, por su estado prematuro, ha permanecido en terapia intensiva prácticamente en lo que va del año, lo que les ha generado una cuenta superior a los 60 mil pesos.

El Instituto Mexicano del Seguro Social tomó el caso pero apenas ayer fue ingresada al hospital infantil de Torreón.

Entre lágrimas, Margarita, una abuela de escasos recursos pidió a la ciudadanía apoyo para liquidar la cuenta del Hospital Universitario.

Encuentra más notas sobre