Capital Coahuila
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / 

Secuestro en el Hospital San José

Javier Ulises Salas López
Javier Ulises Salas López correo09019@correo.com
Hace 1 año
Facebook Twitter Whatsapp

Eran casi las nueve de la noche del martes pasado cuando llegó la pequeña Ailyn casi amoratada al área de urgencias de la clínica siete en Monclova.

 

Sus padres refieren al personal de guardia que la niña de apenas cuatro años de edad se tragó una moneda de a peso y no puede respirar.

 

El médico de turno la revisa superficialmente y les dice que el aparato de rayos X no funciona, pero que se vayan tranquilos, que la niña respira con dificultad, pero respira.

 

Al salir de urgencias con la niña en brazos, Aylin sufre un desmayo y de inmediato la llevan al hospital San José, donde la canalizan con el médico Fernando Samaniego.

 

Éste, meloso, les explica que es común este tipo de accidentes en los niños, y les asegura que pronto resolverá el caso.

 

La madre pregunta por el costo de la consulta y Samaniego le pide no preocuparse, mientras piensa que está por vencerse la letra del carro, el GyM de su esposa, y la quincena del segundo frente.

 

Minutos más tarde, se apersona el médico anestesiólogo Buentello, para sedar a la pequeña y llevarla al quirófano.

 

En menos de dos minutos, Samaniego logra la hazaña de sacar la moneda, se las entrega de recuerdo a los jóvenes padres, junto con la cuenta que asciende a 17 mil pesos, por honorarios, uso de quirófano y pago a la clínica

 

Estupefactos, los padres señalan que carecen de recursos para pagar tal cifra, y el doctor Samaniego, ordena retener a la niña y su progenitora hasta que liquiden la cuenta.

 

El miércoles Fernando Samaniego, despierta y dice a su pareja que le fue muy bien en una consulta, mientras el padre de Aylin, vende su auto, la pantalla y pide prestado para pagar el rescate de su esposa, a manos de sus secuestradores en el Hospital San José.

 

De que hay ratas, la hay.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

Periodistas en riesgo

Hace 2 semanas
Jessica Rosales

Cárcel garantizada (3)

Hace 2 semanas
Marcos Martínez Soriano
Firma y Señal / Lourdes de Koster

Auditoría externa al servicio médico de la Sección 38 revela ...

Hace 1 año
Lourdes de Koster
Marcelo Lara

Food Trucks en Torreón

Marcelo Lara