Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Lunes 24 de Enero 2022
UnidadInvestigación
| | |

Quédate en México

Rubén Aguilar. Foto: Especial

Rubén Aguilar. Foto: Especial

08 de Diciembre 2021

RUBÉN AGUILAR VALENZUELA

Semanas atrás el programa “Quédate en México” se ha reactivado por un acuerdo entre los gobiernos de Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador.

Esta iniciativa, impuesta en tiempos de Donald Trump, obliga a los solicitantes de asilo en Estados Unidos a permanecer en México mientras se resuelve su trámite. 

Al inicio de su gobierno Biden anunció la terminación del programa y en febrero de 2021, un mes después de asumir su cargo, comenzó el proceso de su desmantelamiento que se dijo sería gradual.

Ahora una corte de Estados Unidos ha obligado a la administración Biden a mantener el programa en los términos que se creó. 

Estudiosos de la política migratoria estadounidense consideran que la sentencia judicial permite al gobierno de Biden asegurar que la decisión no fue suya sino que fue obligado a aplicarla. 

En todo caso, por la vía de los hechos, seguirá la política migratoria de mano dura que viene desde la administración Trump y a la que el actual gobierno de México se ha alineado. 

Desde enero de 2019, cuando inicia el programa, hasta marzo de 2020, al estallar la pandemia, se estima que 70,000 migrantes fueron obligados a esperar en México. 

Esos migrantes se enfrentan a un laberinto burocrático y la gran mayoría no cuenta con asesoría legal para llevar sus trámites con éxito. Solo uno de cada diez solicitantes tiene abogado y solo el 1% ha recibido una respuesta positiva a su solicitud.

Organizaciones nacionales e internacionales sostienen que desde el inicio, el programa se ha caracterizado por condiciones deplorables y violatorias de los derechos humanos de los migrantes por parte de ambos países.

La actual administración en México accedió sin más a la solicitud del nuevo gobierno de Estados Unidos. Esto a pesar de que nuestro país ha demostrado carecer de la infraestructura necesaria para acoger a esos migrantes mientras esperan la respuesta a su solicitud.

A lo anterior se añade que resulta evidente la presencia de los grupos del crimen organizado en la frontera norte, lo que genera un entorno de inseguridad permanente, para estos migrantes.

El gobierno de López Obrador, por diversas causas, ha sido el más antimigrante en la historia de los últimos cien años en México. En 2021, al cierre del mes de octubre, ha deportado a 228,000 migrantes más que cualquier otro gobierno.

En ese mismo tiempo ha recibido 100,000 solicitudes de asilo un número sin precedente. Todas estas se procesan con una extraordinaria lentitud y hasta ahora son solo unos pocos miles los que han obtenido una respuesta positiva. 

Es evidente que el actual gobierno no tiene una política migratoria de mediano y largo plazo, la del corto es la deportación, en un país donde solo el 1 % de su población es migrante.

Hay estudiosos que sostienen que el país no tiene ninguna posibilidad de enfrentarse al gobierno de Estados Unidos y que la aceptación del “Quédate en México” es una clara muestra de su debilidad y subordinación. 

Hay muchas preguntas entre ellas: ¿Dónde están los solicitantes de asilo en Estados Unidos que permanecen en México? ¿Qué pasa con ellos? ¿Están aquí o ya regresaron a su país? ¿Qué condiciones les ofrece el gobierno de México?