Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 27 de Octubre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Leo por placer

Foto: Especial

Foto: Especial

13 de Agosto 2021

LUIS GUILLERMO HERNÁNDEZ ARANDA

A los 13 años por “culpa” de los profesores Luis Azpe Pico y Antonio Álvarez descubrí el placer de la lectura. Estudié en la escuela jesuita Carlos Pereyra y estos maestros provocaron que me sumergiera en el mundo de los libros.

Descubrí a autores como Aldous Huxley, me reí mucho con La Vida Inútil de Pito Pérez y obviamente descubrí algunos pasajes de El Quijote. La pasión con la que mis maestros, con el paso del tiempo amigos, me hablaban de libros me llevaron a querer descubrir más autores.

Al llegar el rock a mi cabeza, grupos como The Doors fueron la entrada a los poetas malditos como Rimbaud, William Blake entre otros. Ya en prepa descubrí la poesía beat y en la universidad gracias a María Isabel Saldaña me sumergí en la literatura de la onda convirtiéndome en devoto de José Agustín.

En más de 30 años de lector y amante de las palabras, nunca había escuchado una tontería como la dicha por Marx Arriaga, director de Materiales Educativos de la Secretaría de Educación Pública, quien en una conferencia que dictó para estudiantes de la Escuela Normal de San Felipe del Progreso, en el Estado de México, dijo que: “leer por goce era un acto de consumo capitalista”.

Fiel al estilo de los funcionarios de la 4T, Marx dice una tontería como muchas otras donde siempre va por delante un discurso ideológico, político, que sólo busca generar polarización y dividir a la sociedad entre buenos y malos. Todo con un tufo económico donde siempre se busca “satanizar” el poder adquisitivo.

La declaración, o idiotez, toma relevancia porque lo dijo el director de Materiales Educativos de la Secretaría de Educación Pública. Es decir, en manos de ¿quién está la educación en México? Referirse así a los libros en un país donde cada persona lee en promedio 0.5 libros al año, sin duda no es bueno.

Además, Marx Arriaga criticó que la lectura “divirtiera a las personas, las ayude a salirse de su realidad y las hiciera sonreír”; afirmó que la literatura para niños “frustra sus habilidades lectoras” debido a que, según él, “pierden el gusto y el hábito por la literatura al entrar a la adolescencia”.

Mientras Albert Einstein recomendaba leer a los niños cuentos de hada, este funcionario de Cuarta (Transformación) dice que no es bueno leerles a los niños.

Especialistas en desarrollo infantil han concluido que la lectura de obras literarias despliega las capacidades de simbolización y abstracción en los niños, permitiéndoles la comprensión de otro tipo de lenguajes como las matemáticas, la música y las ciencias en general. 

En la era del conocimiento el leer se vuelve una actividad fundamental. Estudios a nivel mundial muestran que el 20.3 por ciento de los adultos mayores de 15 años no sabe leer y escribir, con las consecuencias que esta situación acarrea en términos de falta de autonomía y de restricción de oportunidades en el ámbito personal, social y económico.

Es decir, el hábito de la lectura nos hará personas más libres, seremos críticos de los gobernantes y se abre el abanico de opciones para obtener un mejor trabajo e ingreso, pero sobre todo seremos una mejor sociedad. Tal vez sea por eso precisamente que Arriaga no quiere que nadie lea, para que nadie cuestione al gobierno.

@lharanda