Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Lunes 15 de Agosto 2022
UnidadInvestigación
| | |

El INE vs Morena

José Inocencio Aguirre Willars. Foto: Especial

José Inocencio Aguirre Willars. Foto: Especial

04 de Agosto 2022

JOSÉ INOCENCIO AGUIRRE WILLARS

¡Hola! Muy buenos días, tardes o noches, dependiendo la hora en que me lean. 

La democracia en nuestro país ha sido tema desde hace muchos años de conflictos y discusiones entre prácticamente todo el pueblo mexicano. La Revolución, tuvo en la búsqueda de un régimen verdaderamente democrático una de sus principales banderas y causas de lucha, hoy, más de 100 años después, sigue siendo un tema de conflicto.

Buscaré dar un repaso muy general por el tránsito de la vida democrática en nuestro país. Hasta antes de la Revolución, los procesos para elegir a nuestras autoridades eran prácticamente una burla, la dictadura ejercida por Porfirio Díaz fue el punto de ebullición que levantó a todo un país en armas buscando poder tener, entre otras muchas cosas, un verdadero sistema democrático bajo el lema de “Sufragio efectivo, no reelección”. En la Constitución de 1917 se da por primera vez un fundamento sólido a las instituciones que velarían por la democracia, se instituye la Junta Empadronadora, las Juntas Computadoras Locales y los Colegios Electorales.

En 1946, el presidente Manuel Ávila Camacho promulga la Ley Federal Electoral y crea la Comisión Federal de Vigilancia Electoral, presidida por el secretario de Gobernación y se crea el Padrón Electoral. A partir de entonces, las elecciones fueron organizadas por el propio gobierno, de ahí el reclamo social que por años se dio para que existiera una mayor autonomía en el árbitro electoral.

Es hasta 1990 cuando derivado de una profunda reforma electoral, el Congreso ordena la creación del Instituto Federal Electoral (hoy INE), que después de varias reformas posteriores a la de su creación, se fue haciendo cada vez más ciudadano, más independiente y menos partidista y oficialista. 

Hoy, este Instituto que ha sido modelo internacional y que nos ha llevado a tener una solidez democrática ejemplar, está siendo atacado ferozmente y busca ser desaparecido por quienes representan a Morena.

Pongamos en perspectiva lo que Morena concibe como democracia y pongámoslo sobre la balanza contra lo que hace el INE. Este pasado fin de semana, Morena tuvo elecciones en todo el país para conformar sus consejos estatales y posteriormente su consejo nacional.

Se estaban jugando un total de 3,000 espacios para consejeros, 10 por cada distrito federal. De acuerdo al presidente de este partido se instalaron 345 centros de votación y tuvieron una participación de 2.5 millones de personas. Todos fuimos testigos de cómo se vivió esa jornada, entre golpes, acusaciones de compra de votos, acarreos, quema de urnas y acusaciones de uso de programas federales para coaccionar el voto. Se anularon al menos 19 centros de votación, hay decenas de impugnaciones y muchas solicitudes para anular la elección. Todo esto en una elección organizada al 100% por Morena, por sus dirigentes y en donde compitieron exclusivamente sus candidatos.

Comparemos esto con la última elección para presidente de la república organizada por el INE. El tamaño de la organización es inmensamente superior, se instalaron 156,807 casillas o centros de votación, para dirigir las mismas se convocó a 1.4 millones de ciudadanos para fungir como funcionarios, además de 32 mil observadores electorales y 760,890 representantes de los partidos en las casillas. En total, 2.2 millones de pares de ojos, de ciudadanos ajenos al instituto, vigilando el desarrollo de las elecciones y asegurándose que todo salga conforme a derecho. En esta elección votaron 56 millones de mexicanas y mexicanos.

La elección de Morena significó instalar el 0.2% de los centros de votación y la participación del 4% de los votantes en comparación con la del INE, es decir, fue una elección 20 veces menor, en donde el número total de votantes se equipara con los ciudadanos que organizan una elección federal. Sin embargo, el número de denuncias, anulaciones y reportes de fraudes fue 20 veces superior.

Ellos son quienes quieren desaparecer al INE, ellos son quienes quieren asumir la responsabilidad de dirigir las elecciones de nuestro país, nosotros somos quienes debemos de defender la democracia y a las instituciones que nos han ayudado a tenerla.

Saludos a todas y a todos y por aquí nos vemos la próxima semana.