Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Sábado 18 de Mayo 2024
UnidadInvestigación
| | |

Siete de cada 10 personas que piden ayuda contra el alcoholismo son mujeres

Foto: Especial

Foto: Especial

20 de Julio 2018

Torreón, Coahuila / 20 julio 2018

Por: Mariana Mejía

De acuerdo a integrantes del Distrito 7 de la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos A.C, en los últimos años se ha incrementado el número de mujeres adictas al alcohol en la Región Laguna, superando al sexo masculino, pues siete de cada diez personas que acuden a pedir ayuda son del género femenino.

Rafael Mora Garza, director del Centro de Integración Juvenil (CIJ) de Torreón, coincidió en el incremento en mujeres sobre el consumo de alcohol, aunque precisó que es una tendencia que se presenta a nivel nacional desde hace aproximadamente 10 años.

“Esto empezó a notarse en los últimos diez años, históricamente los hombres éramos los que estábamos más exclusivos en el consumo de alcohol y de repente se empezaron a voltear los papeles”, comentó.

Consideró que con el tema de la igualdad de derechos para ambos géneros, también trajo una parte negativa de copiar conductas que antes eran más comunes que se presentaran en los varones.

Lamentó que en la mayoría de las veces, llegan solas a pedir ayuda debido a las críticas y situaciones adversas a las que se enfrentan. A diferencia de los hombres que llegan al CIJ acompañados de sus esposas, hermanas o madres.

“Socialmente es menos aceptado, a los varones se les aplaude pero con las mujeres es otra connotación, lo cual hace que ellas tengan más dificultades de acudir a un tratamiento”, expresó.

Integrantes  del organismo entrevistados por CAPITALMEDIA advirtieron que incluso para que no se les detecte el olor a alcohol, las mujeres, sobre todo las más jóvenes, han adoptado medidas alternativas como sumergir un tampón en cerveza para introducirlo en la vagina y de esta forma generar el mismo efecto.

Compartió que  en Alcohólicos Anónimos cuentan con grupos para mujeres, donde se pueden sentir más cómodas para contar su experiencia y problemática con la bebida.

“Hay que decirles a las mujeres que tenemos la oportunidad de tener otra vida, una vida feliz. Aquí nos enseñan a vivir y a dejar este vicio. El programa de rehabilitación muchos lo necesitamos, pero pocos creemos.”, dijo una de las integrantes del grupo.

Encuentra más notas sobre