Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 28 de Febrero 2024
UnidadInvestigación
| | |

Especial Día de las Madres

Foto: Especial

Foto: Especial

10 de Mayo 2018

Saltillo, Coahuila / 10 Mayo 2018

Dejaron las muñecas para cuidar a sus bebés

Por: David González

En Coahuila se estima que cada mes dan a luz poco más de 4 mil 246 mujeres, de las que se tiene un registro que 22 adolescentes se convierten en madres diariamente, es decir el 16 por ciento del total de alumbramientos, es por jóvenes.

La prevalencia de embarazos en adolescentes está mayormente en los municipios de Múzquiz, Saltillo, Torreón, Rosita  y Ciudad Acuña.

La subdirectora de Promoción de Prevención y Promoción de la Salud, Martha Alicia Romero Reyna,  dijo que tan sólo en enero y febrero de este año se tiene un registro de 8 mil 492 partos en la población en general.

Sin embargo, lo más alarmante es que de esa cifra, mil 375 alumbramientos que se dieron en los primeros meses fueron por parte de adolescentes de hasta 15 años, mientras que en dos meses, 11 niñas de menos de 15 se convirtieron este 2018 en madres pubertas.

En contraste, este año ha sido diferente al anterior porque ha habido una disminución, luego de que en el 2017 fueron mil 503 adolescentes, es decir 128 menos, pero  en esta estadística seis niñas dieron a luz.

En tanto, en lo que va del año, han muerto 4 mujeres durante el parto, mientras que el año pasado se reportaron 22 defunciones por complicaciones en el embarazo en madres jóvenes.

La funcionaria estatal destacó que en Coahuila se tiene un promedio de 54 mil alumbramientos al año en Coahuila, lo que ubica a la entidad entre los primeros lugares de registro de nacimientos.

Romero Reyna enfatizó que se se tiene un especial atención en cinco localidades donde el porcentaje de embarazos en adolescentes  es alto en comparación con las demás cabeceras municipales.

 

 

Es la ‘mamá’ de sus nietas

Por: Claudia Almaraz

Sin importar el sacrificio pero sobre todo la responsabilidad que adquiría, María del Rosario Hernández, se hizo cargo de sus dos nietas cuando apenas la mayor tenía un año y la menor tan sólo ocho meses; con su humilde sueldo cubría las necesidades de las pequeñas.

Su hija las dejó a cargo de ella, tras separarse del padre de las menores quien bebía en exceso y usaba drogas.

“Cuando mi hija me dijo que me las dejaba, yo no lo pensé, me quedé con ellas; les compraba comida, leche, pañales; me he desvivido por ellas y hasta ahora prefiero vestirlas y calzarlas a ellas antes que a mi.  Me motiva el amor que siento por ellas”, dijo María del Rosario.

Trabaja desde hace 28 años en la limpieza del “Mercado Juárez”, a veces recibe propinas de los locatarios por esta labor, dinero que invierte en el estudio de “sus hijas” las cuales ahora estudian la secundaría en la Escuela Juan Antonio de la Fuente.

Orgullosa comenta que sus niñas forman parte del Cuadro de Honor y comenta las pláticas que tiene con las adolescentes, en las cuales las motiva a estudiar una carrera profesional para que lleguen a realizarse en la vida.

“Dios me recompensó con ellas, siempre quise tener más hijas, son mi vida entera, el motivo para salir adelante; sin ellas ahora estaría sola y muy triste.

Aunque conocen a su madre, las nietas de María del Rosario, la llaman mamá, pues saben todo lo que ha hecho por ellas. Esto no ha sido motivo de discusión entre madre e hija, pues la madre de las niñas sabe lo que el sacrificio que ha hecho la abuela.

Su día especial es el domingo ya que están las tres; comen juntas, hacen las labores domésticas y salen de paseo, aunque a veces su madre solo tiene 30 pesos en el bolsillo.

 

Abarrotan panteones

Por: David González

Para recordar a las madres que se adelantaron en el camino, familias saltillenses  visitaron los panteones para limpiar las tumbas de su ser querido y tenerlas listas para este 10 de mayo.

En el Panteón Santiago ubicado al poniente de la capital, se dieron cita grupos de mujeres y hombres que  desde un día antes acostumbran darle “su manita de gato” a la tumba de la mujer que les dio la vida.

En el lugar ya varios “limpiatumbas” aguardaban para hacer el trabajo sucio de quien paga para no mancharse las manos, al cobrar la módica tarifa de 50 pesos por echar agua y barrer las inmediaciones de las tumbas.

Además con botes de pintura o cal, según la preferencia, le daban vida y color por 100 pesos más, además de desyerbar  los grietas de las lápidas.

Rogelia Reyes, contó que cada año acude al camposanto un día antes del Día de las Madres para llevar música a su mamá que falleció hace varios años en tanto limpian y ponen “linda” la tumba.

La mujer no tardó en contratar a un dueto musical que, con acordeón o guitarra, ofrecen tres canciones por 100 pesos que en su repertorio incluyen Las Mañanitas, Dos Coronas a mi madre, Amor Eterno o Amor de madre.

Por su parte, Juana María Ramírez Padilla salió desde la colonia Bonanza para acudir al panteón y limpiar la tumba de su suegra, luego de revelar que de sus diez hijos nadie se acuerda ni acude a visitarle en este lugar.

Resaltó que cada 10 de mayo acude a resanar con sus manos las grietas en la lápida y poner un poco de pintura y flores en la tumba para que en ese día especial pasar un momento de oración y recuerdos.

Afuera de los panteones, se observaban ya los puestos de flores, de comida y de venta de todo tipo de adornos para la reina del hogar que ya no está entre nosotros.

Encuentra más notas sobre