Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Domingo 26 de Mayo 2024
UnidadInvestigación
| | |

Sacerdotes y religiosos expulsados y arrestados por la dictadura en Nicaragua

Rubén Aguilar Valenzuela. Foto: Especial

Rubén Aguilar Valenzuela. Foto: Especial

26 de Octubre 2022

RUBÉN AGUILAR VALENZUELA

De abril de 2018 al día de hoy, la dictadura de Nicaragua, que encabeza Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, han expulsado del país a 60 sacerdotes y religiosos de la Iglesia católica.

“Contabilizamos más de 60 religiosos que han sido desplazados, despojados de su pasaporte, nacionalidad, residencia, negada la entrada a Nicaragua, o que han decidido salir al exilio”, asegura el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más.

El dato fue dado a conocer el pasado miércoles 12 de octubre, por esa organización de la sociedad civil integrada por activistas nicaragüenses exiliados en Costa Rica.

Es a partir de abril de 2018, cuando estalla la revuelta popular en contra de la dictadura, que el régimen endurece su posición frente a la Iglesia católica.

A la par que se incrementa la persecución de sacerdotes y religiosos también crece la violación sistemática de los derechos humanos de la población.

En las cárceles hay más de 400 presos políticos en condiciones terribles. Por esa situación en prisión ya han muerto algunos de ellos.

Entre los expulsados están: Waldemar Stanislaw Sommertag, quien fuera nuncio apostólico del Vaticano; Silvio Bäez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua y el sacerdote Edwing Román, sobrino del héroe nacional Augusto C. Sandino.

El régimen dictatorial también encarcela a sacerdotes y religiosos el último, el pasado 13 de octubre, al padre Enrique Martínez Gamboa párroco de la parroquia Santa Martha en Managua.

Solo en los primeros seis meses del año han sido encarcelados 11 sacerdotes. Entre ellos monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa, que fue junto con cuatro sacerdotes, dos seminaristas y un camarógrafo que los acompañaban.

Daniel Ortega, que imita al dictador Anastasio Somoza, arremete, de vez en vez, contra la iglesia local y acusa a los obispos y sacerdotes de “golpistas” y “terroristas”.

Y al Vaticano le dice que no tiene legitimidad moral para criticarlo porque es una “dictadura”, una “tiranía perfecta”, que utiliza a “a sus obispos en Nicaragua para dar un golpe de Estado”.  

Con las expulsiones y arrestos la dictadura pretende acallar a la Iglesia católica que en la Nicaragua de hoy es la última de las voces que todavía se deja escuchar, para denunciar los crímenes del régimen.

 

Twitter: @RubenAguilar