Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Sábado 24 de Febrero 2024
UnidadInvestigación
| | |

Ruido

Foto: Especial

Foto: Especial

27 de Enero 2023

LUIS GUILLERMO HERNÁNDEZ ARANDA

México cerró el 2022 con dos mil 807 víctimas de feminicidios. Las entidades con más casos son el Estado de México, Nuevo León, Guanajuato y la Ciudad de México. En nuestro país mensualmente 313 mujeres son asesinadas por cuestiones de género de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Las cifras son alarmantes, pero finalmente los números también son fríos y por desgracia nos hemos acostumbrado a la violencia. Hemos perdido nuestra capacidad de asombro para hacer cotidiano el recuento de muertos, tanto de feminicidio como de víctimas del crimen organizado. Pero además de las personas que han perdido la vida, en México vivimos el horror de los desaparecidos.

De acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas de la Secretaría de Gobernación, en el país hay 109 mil 171 personas desaparecidas. En el sexenio de Andrés Manuel López Obrador más de 30 mil personas han desaparecido. Las Naciones Unidas han manifestado su preocupación afirmando que las desapariciones “son una muestra del prolongado patrón de impunidad en el país y de la tragedia que sigue ocurriendo cada día”. 

Sin embargo, las estadísticas poco nos dicen sino lo ponemos nombre y apellido a cada una de las víctimas. Imaginemos el dolor de las familias que no saben dónde están sus hijos o que perdieron a su pareja en un fuego cruzado. La angustia de no saber si tu ser querido está vivo o muerto.

Esta es la realidad que nos presenta Ruido, película mexicana dirigida por Natalia Beristain y que apenas se estrenó en 2022 y ya es posible verla en Netflix. Con un guion del periodista Diego Enrique Osorno y Alo Valenzuela Escobedo, la cinta nos enfrenta al dolor de: “Julia una madre, o mejor dicho Julia es una de tantas madres, hermanas, hijas, compañeras que han sido atravesadas por alguna de las muchas violencias de un territorio en guerra con sus mujeres. Julia busca a Ger, su hija; y al hacerlo irá tejiendo redes con distintas mujeres y sus diversas luchas”.

Con la actuación de Julieta Egurrola, Ruido nos enfrenta a ese México que nos negamos a ver y reconocer. El país donde ante la ineficiencia de las autoridades las madres deben convertirse en buscadoras para tratar de encontrar a sus seres queridos. El país de la corrupción donde nos indignamos más por las pintas en los monumentos que por el dolor de las familias que han perdido un ser querido.

Mujeres que no se cansan de buscar, aunque su misión casi siempre esté condenada al fracaso. Mujeres que hacen nuevas amigas porque las une el dolor y sus historias son similares.

La directora apuesta por escenas muy naturales y en ocasiones parece que estamos viendo un documental. Mete el dedo en la llaga, logra que el espectador se indigne ante la realidad de un país corrupto hasta la médula. Ahora el reto como sociedad es hacer mucho Ruido para que la voz de la indignación sea escuchada.