Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Jueves 11 de Agosto 2022
UnidadInvestigación
| | |

¿Qué tan fácil es comprar un arma?

José Inocencio Aguirre Willars. Foto: Especial

José Inocencio Aguirre Willars. Foto: Especial

01 de Junio 2022

JOSÉ INOCENCIO AGUIRRE WILLARS

¡Hola! Muy buenos días, tardes o noches, dependiendo la hora en que me lean. 

La noticia de otro tiroteo en Estados Unidos vuelve a poner en la mesa la discusión de la venta de armas en ese país, para entender un poco más del tema, comparto algunos datos.

El derecho a tener y portar armas está garantizado en la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos aprobada en 1791 para la defensa personal, la del Estado y la de la nación. En aquellos años el ejército y las policías eran prácticamente inexistentes, la idea de dotar de armas a la población surge de la necesidad de defender a su país, principalmente de invasiones extranjeras; 230 años después, solo tres países mantienen ese derecho en su Carta Magna, Estados Unidos, México y Guatemala, los últimos dos con restricciones muy explícitas.

El principal requisito para obtener un arma en Estados Unidos es haber cumplido 18 años. Sin embargo, cada estado tiene legislaciones que hacen más o menos sencilla la adquisición de un arma. Mientras que en algunos se pueden adquirir (con ciertas restricciones) desde los 16 años, otros permiten la adquisición de armas de grueso calibre hasta los 21. Cualquier ciudadano americano que sobrepase la mayoría de edad puede llegar a un supermercado, o entrar a un página de internet y solicitar la compra y autorización de la misma a través de una comprobación de su estatus, el cual se realiza a través de una base de datos federal conocida como National Instant Criminal Background Check System (NICS) y que arroja resultados instantáneos. De las más de 300 millones de comprobaciones que se han realizado, solamente se han dado 1,5 millones de denegaciones, menos del 1%.

Adicional a eso, las leyes en muchos estados establecen que cualquier persona que no tenga en la venta de armas su principal fuente de ingresos, puede vender cuantas armas desee sin llevar a cabo ningún papeleo. Es decir, efectivamente adquirir un arma en los Estados Unidos es más fácil que comprar cerveza.

Pero, ¿de qué tamaño es el negocio de la venta de armas? La respuesta es: enorme.

Se calcula que existen más de 400 millones de armas en este país, es decir, hay 120 armas de fuego por cada 100 estadounidenses. El 44% de los hogares tiene al menos un arma y una tercera parte de la población adulta posee una de manera personal. Se producen y venden en promedio 9 millones de armas al año con ganancias superiores a los 22 mil millones de dólares. 

Lo anterior genera que Estados Unidos tenga la tasa de homicidios y muertes relacionadas con armas de fuego más alta del mundo, hasta 20 veces superior a la de países europeos.

Para poner un ejemplo, analicemos el año 2020. Se dieron 45 mil muertes relacionadas con armas de fuego (124 por día), 54% fueron suicidios, 43% asesinatos y el resto muertes accidentales o sin causa determinada. Por cada persona muerta por defensa propia, 35 más son asesinados por criminales, 78 se suicidan y dos más mueren por accidentes. Este mismo año, las muertes por armas de fuego reemplazaron a los accidentes automovilísticos como la principal causa de muerte entre los estadounidenses de 1 a 19 años. 

De 1994 al 2004 fueron vetadas las armas de asalto para uso civil. Armas como la AR-15 se prohibieron para la venta bajo la Ley de Control del Crimen Violento de 1994. Sin embargo, del 2005 a la fecha, la venta de estas armas semiautomáticas ha crecido de manera exponencial y es la favorita de quienes han realizado los tiroteos masivos en el país vecino. Se calcula que a la fecha circulan más de 20 millones de estas armas. 

México se ve también gravemente afectado por estas leyes, según la Procuraduría General de la República de México este rifle, junto a la AK-47 es el arma más decomisada a los cárteles de drogas, 70% de esas armas son de origen norteamericano. Antes del 2004, solamente el 25% de los homicidios en México estaban relacionados con este tipo de armas, después de quitar las restricciones este número subió a más del 70%. 

Del 2018 a la fecha México ha registrado los años más violentos de su historia, la inversión en seguridad pública ha caído en más de un 30% y la política de abrazos y no balazos permite la llegada al país de más de 200 mil armas por año, la mayoría para uso de los cárteles. 

Es claro que el negocio de armas del país vecino tiene también en México un mercado en crecimiento. El problema de la venta de armas en Estados Unidos es claramente también un problema para las familias mexicanas, un tema que las autoridades tienen que atender con firmeza y no con abrazos.

 

Saludos a todas y a todos y por aquí nos vemos la próxima semana.