Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Martes 27 de Febrero 2024
UnidadInvestigación
| | |

PARALAJE, Coincidencias III

16 de Febrero 2023

 

Por Hugo Díaz Aguilera

Quienes han pretendido a través de publicaciones en redes sociales y/o diciendo a quien quiere escucharlos que la agresión de Régulo Zapata Morales a Jesús Espinoza se trata de un pleito de borrachos están más que equivocados.

Con este tipo de comentarios solo muestran su profundo interés para caricaturizar de forma descontextualizada  una agresión a la libertad de expresión producto de una premeditación bien estructurada.

La situación en el terreno de lo legal está igual que la semana pasada, Blanca Aurora Rico Montelongo no ha encontrado una respuesta de Rogelio Reséndiz Martínez para darle una solución al conflicto.

El problema para el notario es el deseo de arreglar políticamente el asunto, es decir, poder quedar bien con ambas partes y que éstas a su vez queden contentas.

Cuentan cercanos al caso que Reséndiz ya buscó dos que tres intermediarios para la reparación del daño, sin embargo, la parte ofendida no le interesa ello.

En la desesperación del acusado, éste argumentó a través de Rogelio que en tanto no platique con una persona cercana a Espinoza no atenderá los llamados para ponerle solución al asunto.

Los malquerientes de Zapata Morales filtraron a la prensa el documento en el que la Fiscalía General de la República lo investiga junto con su padre por el tema del pozo El Pinabete donde a la fecha están sepultados 10 mineros de cuyo “rescate” se está encargando el gobierno federal (Morena) a través de la Comisión Federal de Electricidad.

Expertos en derecho afirman que en caso de que la Fiscalía Especial en Delitos contra Periodistas atraiga el caso, la situación para el empresario se complicaría, pero hay quienes apuestan “tronchado” a que con los contactos que tiene en Morena eso le haría lo que el viento a Juárez.

Contacté a mi amigo Chuy Espinoza, la está pasando mal, las constantes visitas a la unidad de rehabilitación, aunado a los gastos de la atención médica que le han mermado su economía; vive una situación de zozobra con el temor de que las lesiones provocadas durante el ataque le puedan generar secuelas que le impidan realizar una vida normal. Pero no solo ello, teme volver a ser víctima de un ataque más.

Según me cuenta Espinoza, la abogada le dijo  que en la declaración de dos testigos presenciales de los hechos coinciden con lo que en el video se aprecia: Régulo abordó por la espalda a Jesús cuando este último estaba sentado y de un empujón lo lanzó al suelo donde el ataque se acentuó.

También me comenta que desde hacía algunas semanas Zapata Morales lo andaba buscando “para matarlo” pues en otro bar amigos de Chuy presenciaron el momento en que Régulo acompañado de otras personas no identificadas se daban a la tarea de ubicar al comunicador gráfico.

Le pregunté a Espinoza que ante el tufo de influyentismo que rodea a la litis que es lo que espera de las autoridades competentes y me contestó…

“Quiero protección por parte de la autoridad, y de aquí en adelante cualquier cosa que me suceda  a mi y/o a mi familia hago responsable a Régulo Zapata Morales”.

Cuando lo terminé de entrevistar me cuestionó: ¿Si le va a poner así como le dije maestro?, me despedí con una sonrisa sin contestarle y salí de su habitación.