Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Viernes 24 de Mayo 2024
UnidadInvestigación
| | |

Matatena 8 años

Cyntia Moncada. Foto: Especial

Cyntia Moncada. Foto: Especial

02 de Noviembre 2022

CYNTIA MONCADA

Todo empezó en un grupo de Facebook de la Liga de la Leche de Saltillo, no podía ser diferente, los espacios en los que las mujeres podemos hablar con libertad, nos brindan la contención y la seguridad para emprender cosas. Hoy lo llamamos empoderamiento, en ese momento era “el poder de la chichi”, de decidir sobre nuestros cuerpos lo que era mejor para nosotras y nuestras crías.

Así que comenzamos organizando funciones de cine a las que podíamos ir con bebés, con el sonido bajo, la luz tenue, el aire acondicionado moderado y un ambiente de empatía y solidaridad. 

Para algunas de nosotras esos espacios eran los únicos a los que podíamos salir con nuestras hijas e hijos y criarlos con libertad; si maternábamos solas, esos días nos hacían sentir que no lo estábamos.

El cine fue la gota que derramó el vaso, pero el mundo en general no era amigable con las niñas y niños en la primera infancia, era hostil, así que decidimos salir del cine y crear espacios donde ellas y ellos fueran bienvenidos: “un mundo al alcance de las niñas y niños”. 

Vimos que las infancias eran vistas como “el futuro”, pero las y los niños son importantes en el presente. Así que ideamos un proyecto en el que pudiéramos formar una red de apoyo para mamás y sus bebés, en todos los sentidos posibles: la recreación, la salud, la seguridad y la economía. Organizamos charlas, conferencias, networking, círculos de crianza y talleres de todo tipo. Los tapetes se hicieron nuestros mejores amigos, trasladamos las conferencias a los salones de fiestas y vivíamos la vida a ras de suelo, porque en todos nuestros eventos siempre eran bienvenidos nuestros bebés.

Con el tiempo logramos convertirnos en asociación civil, publicamos libros, instalamos un stand en la feria; pero la vida y la realidad nos llevó a salir de nuestra burbuja de privilegios, para acompañar y hacer tribu con otras madres. Entonces Matatena dio el giro más importante. 

Conocer y compartir con adolescentes que se convirtieron en madres fue algo que nos cambió totalmente la perspectiva de las cosas. Era cierto que ninguna madre debería criar en soledad, pero ninguna mujer, niña ni adolescente debería ser madre contra su voluntad. 

Queríamos una ciudad al alcance de las infancias, pero reconocimos la doble vulnerabilidad en la que están las niñas y las adolescentes, por eso decidimos andar ese camino los últimos años. Nos gustaría decir que ha sido un camino de satisfacciones, pero en realidad ha sido retador, triste y frustrante ver cómo año con año, niñas y adolescentes se convierten en madres contra su voluntad por muchas razones. Y, aunque hoy el aborto ya no es delito en Coahuila, la mayoría de ellas no tiene acceso a él por prejuicios o falta de información. 

Hace ocho años queríamos cambiar vidas, pero las únicas que podíamos cambiar eran las nuestras y así sucedió.