Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Lunes 06 de Diciembre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Las tendencias sociales en la red después de la pandemia

Rubén Aguilar. Foto: Especial

Rubén Aguilar. Foto: Especial

16 de Noviembre 2021

RUBÉN AGUILAR VALENZUELA

El pasado octubre la consultora LEXIA Insights & Solutions publicó un estudio en el que considera algunas tendencias sociales en el mundo de los negocios después de la pandemia. Aquí ofrezco una síntesis de las mismas.

Subraya debe tomarse en cuenta que la pandemia fue solo un acelerador de comportamientos y tendencias que ya estaban en curso o empezaban a surgir.

Dos cambios en particular ya estaban en proceso de transformación o a punto de ocurrir.

Primero:  El declive del modelo de las “grandes sociedades” en red

En el mundo de las redes sociales, las personas se llevan mejor cuando tienen intereses compartidos, no conexiones sociales débiles. Después de un repunte en los primeros días de la pandemia, el número de usuarios de Facebook en Europa y Estados Unidos comenzó a disminuir.

Ahora las comunidades sociales basadas en intereses como Reddit y Discord están experimentando un gran crecimiento, y personas de ideas afines se unieron en TikTok para crear subculturas de contenido como CleanTok y WitchTok. Esa es la nueva tendencia en la red.

Segundo:  Declive del seguimiento de publicidad

Desde antes de la pandemia las plataformas ya habían comenzado a experimentar con diferentes fuentes de ingresos, desde herramientas de ‘comercio electrónico social’, como Facebook Shops, que permiten a las empresas llegar a los consumidores directamente, y más herramientas para permitir a los creadores monetizar a sus fans directamente, a través, entre otras cosas, de suscripciones pagadas o mejorando la ‘economía del creador’.

Nuevas oportunidades de la red

En la pandemia muchas personas se vieron obligadas a probar servicios en línea, como pedir alimentos, hacer videollamadas o por primera vez asistir a un concierto virtual. Esto creó nuevas oportunidades a las empresas. De manera particular a las industrias del entretenimiento, los cosméticos y los cuidados personales y la moda.

  • Entretenimiento

Las personas encontraron una comunidad en torno a eventos en vivo. Se han creado múltiples nuevos espacios, para transmitir estos eventos de manera virtual. Una encuesta de Twitter reveló que el 60% de los usuarios dijeron que se sentían más conectados con los demás cuando veían un evento transmitido en vivo socialmente. Ahora hay eventos que alcanzan a millones de espectadores.

  • Las marcas de cosméticos y cuidado personal

Las empresas de este sector a menudo dependen de la presencia física. La pandemia brindó la oportunidad de llegar a una audiencia más amplia a través de exhibiciones de videos en vivo y diverso tipo de tutoriales a los que se accede desde los hogares.

  • La moda

Las marcas de moda adoptaron juegos y espacios virtuales, para vender sus productos. Las casas de moda diseñaron objetos que solo se venden en la red. Algunos alcanzaron precios exorbitantes.

¿Qué sigue?

Ahora las personas reconocen mejor lo que funciona en línea y lo que no. Hay que encontrar el equilibrio adecuado entre la vida física y digital. No se compiten. Ahora el modelo es híbrido. La proximidad física tiene ventajas, para los que pueden estar presentes, pero ahora existe el espacio para que accedan al evento los que no pueden hacerse presentes.

En adelante las personas van a buscar maximizar su tiempo disponible en el contenido que les brinde el mayor valor: menos cantidad, más calidad. En una combinación entre eventos a los que se hacen presentes de manera física, en unos casos, y virtual en otros.

Las empresas ya reconocieron la importancia de las redes sociales durante la pandemia. El presupuesto de marketing por la red aumentó de un 13.3 % en febrero de 2030 a 23.2 % a junio del mismo año.  Una estrategia de contenido adecuada y la integración del comercio social serán factores clave para avanzar en la era post pandémica.

¿Qué hará la Iglesia?

Desde que empecé a leer el artículo pensé en cómo la pandemia y el nuevo tiempo que surge con la post pandemia afecta a la Iglesia, tanto en el espacio de sus celebraciones litúrgicas con asistencia física de los fieles, como también en su estrategia y medios de comunicación.

¿En adelante las Misas seguirán teniendo presencia física de los fieles que puedan asistir, pero al mismo tiempo, por diversas redes sociales, habrá transmisión de estas, para quien no pueda asistir? ¿Y lo mismo en todo tipo de celebraciones litúrgicas?

Para el caso de la Arquidiócesis de México un medio como la publicación digital Desde la Fe ¿cómo debe plantearse en la post pandemia? ¿Hay que difundir, de acuerdo a audiencias específicas, contenidos diferenciados a través de las redes a las que acceden esos colectivos?

Obviamente no tengo respuestas. Sí tengo ideas. La Iglesia no puede sustraerse a los cambios sociales que han ocurrido después de la pandemia y tampoco ignorar las tendencias de las redes sociales. Puede servir, como un insumo, el ejemplo de lo que están haciendo las empresas.

 

Twitter: @RubenAguilar