Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Jueves 11 de Agosto 2022
UnidadInvestigación
| | |

La reforma electoral y los pluris

José Inocencio Aguirre Willars. Foto: Especial

José Inocencio Aguirre Willars. Foto: Especial

19 de Mayo 2022

JOSÉ INOCENCIO AGUIRRE WILLARS

¡Hola! Muy buenos días, tardes o noches, dependiendo la hora en que me lean. 

Después de varios meses de intenso debate por la famosa “Reforma Energética”, hoy arrancamos con una nueva apuesta, la Reforma Electoral. En próximos días hablaremos más a fondo de la misma, pero hoy quiero que platiquemos sobre un tema que ha causado polémica por mucho tiempo, que se discute en esta propuesta de reforma y que creo debemos tener muy claro para poder conocer su verdadera trascendencia, los legisladores electos por representación proporcional, los famosos “pluris”.

Desde que en este país los partidos participan en las elecciones para conformar el poder legislativo, hemos tenido dos grandes reformas electorales, la primera en 1977 y posteriormente en 1996. Estas reformas tuvieron un impacto importante en varios rubros, pero quiero enfocarme en la parte de la representación de las distintas corrientes políticas en el congreso en la forma de senadores y diputados.

Hasta antes de 1977 el sistema de representación proporcional era prácticamente inexistente. El Senado, que llegó a tener 64 escaños, se compuso en su totalidad por representantes del Partido Nacional Revolucionario, después PRI; mientras que la Cámara de diputados, que tenía poco más de 200 espacios, tuvo en promedio durante ese lapso,  83% de legisladores del partido oficial, mientras que la segunda fuerza, el PAN, tuvo un 10% de representantes por Legislatura. La representación de los partidos de oposición era meramente simbólica.

La oposición peleó por años para tener más espacios para sus representantes, pero no fue hasta 1977, que el entonces secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, promovió la primer gran reforma electoral que culminó con la creación de los famosos diputados plurinominales.

El sistema plurinominal es muy sencillo, su mismo nombre lo indica, proviene del latín, pluris mo, que quiere decir muchos nombres. El sistema arrancó con 400 espacios para la cámara de diputados, 300 de mayoría relativa y 100 de mayoría proporcional para derivar en el que actualmente tenemos con 300 de voto directo por 200 plurinominales. La idea es que estos espacios adicionales se repartieran, de manera proporcional, entre los partidos, lo anterior de acuerdo al porcentaje de votación total que obtuvieran en ciertas demarcaciones territoriales previamente definidas.

Qué pasó después del 77, en el Senado, donde no se modificó el sistema, prácticamente nada, el PAN tuvo un Senador y el PRD seis en poco más de quince años, mientras que el PRI mantuvo el 98% de los espacios. Los diputados, por otro lado, sí tuvieron una conformación muy distinta a raíz de la reforma. El partido oficial mantuvo la mayoría, pero pasó a tener de un 83% de espacios en promedio a un 67%, el PAN pasó de un 10% a un 14% y el resto de los partidos del 7% al 16% de curules. 

Para 1996 se planteó otra reforma importante y esta vez el mayor impacto se obtuvo en el Senado, que pasó de 64 a 128 escaños, incrementando en un 100% la representación proporcional. Es así que, a partir de la reforma y hasta antes del 2018, el partido mayoritario promedió 45% de espacios, la segunda fuerza 32% y la tercera un 13% de curules en el Senado mientras que en la cámara de diputados se promedió un 43% de espacios para el PRI, un 29% para el PAN y un 17% para el PRD.

Como se puede ver, ambas reformas tuvieron un impacto inmediato y muy claro en aumentar la representación de las minorías en los espacios de toma de decisión, se creó un equilibrio a través del poder legislativo y se fortalecieron las distintas corrientes políticas, es decir, en ambas reformas, se logró fortalecer la democracia.

Hoy en día el partido oficial, Morena, tiene en promedio el 45% de los espacios en la cámara de diputados y el 48% en el Senado. Desde que Carlos Salinas de Gortari era presidente que no se veía esa clase de control sobre el poder legislativo. 

Hoy también se discute lo que podría convertirse en la tercer gran reforma en materia electoral, temas como los presupuestos para los partidos, la disminución de diputados, una segunda vuelta en las elecciones presidenciales y la desaparición de los OPLES´s están en la mesa. 

Los partidos de oposición han tomado cartas en el asunto, el PRI el PAN y el PRD han formulado cada uno sus propuestas, algunas coincidentes, otras encontradas, mientras que Morena defiende al oficialismo y su postura. 

Yo solo espero que, al igual que en el pasado, esta discusión derive en un sistema en donde no exista la sobre representación, en donde todas las voces tengan espacio y se genere un parlamento que concentre a las distintas corrientes y formas de pensamiento. Que derive en un poder legislativo fortalecido, que sea un contrapeso real al ejecutivo y no repita los errores del pasado. 

Lo que no se vale es que el 48% de las voces quiera tomar el 100% de las decisiones sin tomar en cuenta a quienes en suma, representan a la mayoría de los mexicanos. 

Saludos a todas y a todos y por aquí nos vemos la próxima semana.