Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Domingo 19 de Mayo 2024
UnidadInvestigación
| | |

La Biblioteca de la Alameda

Álvaro Moreira. Foto: Especial

Álvaro Moreira. Foto: Especial

31 de Octubre 2022

ÁLVARO MOREIRA

No cabe duda de que Saltillo es un lugar lleno de grandes historias y las mejores las encontramos en el corazón de nuestra ciudad.

El centro histórico de esta capital guarda una gran riqueza cultural, enmarcados por sitios que reflejan una inmediata identidad con los saltillenses, como lo es la Alameda.

Este lugar no solo es un punto de reunión social de nuestra gente, sino que también ha sabido mantener su valor histórico, estético y natural con el paso de los años, ejemplo de esto es la biblioteca pública, Manuel Múzquiz Blanco. Aunque cabe decir que este bello espacio cultural no siempre llevó está denominación ni estuvo ubicado en el corazón de Saltillo.

Según datos del archivo público municipal, la antigua biblioteca pública se fundó en el año 1888, teniendo por sede uno de los salones del Palacio de Gobierno. Sin embargo, casi 40 años después cerró sus puertas, quedando durante décadas en las sombras los miles de libros que la formaban.

Tuvieron que pasar varios años hasta que el primero de noviembre de 1942 se inauguró oficialmente la Biblioteca Pública del Estado que hoy conocemos, tomando el nombre del poeta y escritor Manuel Múzquiz Blanco, residiendo en un emblemático edificio de estilo neoclásico y griego ubicado en la Alameda Ignacio Zaragoza.  

A días de que se cumplan 80 años de que abrió sus puertas, se preparan los festejos con una serie de actividades que incluyen un Ciclo de Conferencias, Altar de Muertos, lectura de poemas y más.

Por eso, como no hay mejor forma de conmemorar este día que reconociendo la importancia de este símbolo cultural, quiero aprovechar este espacio para invitarlos a acudir a este invaluable lugar que ha sido para el desarrollo y difusión del conocimiento en nuestra ciudad, aprovechando los más 13,700 libros que pone a su disposición.

Me despido de ustedes amigos, esperando reunirnos de nuevo, por este medio, la próxima semana. Que Dios los bendiga.