Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Domingo 03 de Marzo 2024
UnidadInvestigación
| | |

Dobleces | El simulador

08 de Marzo 2023

Israel Mendoza Pérez

La manipulación y la simulación son prácticas añosas, promovidas y enquistadas al interior del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), desde los tiempos oscurantistas de Carlos Romero Deschamps. 

Ahora, Ricardo Aldana, secretario general del sindicato petrolero, heredero de esa escuela, comenzó una movilización sistemática en contra del sistema de salud de Pemex. Sin embargo, esa es la pantalla mediática. En la epidermis del conflicto está la presión del sindicato por la asignación de plazas en la petrolera, pues ahora se privilegia la antigüedad y capacidades, antes que las influencias apadrinadas por Aldana Prieto.

La estrategia dirigida desde el búnker del sindicato en la calle de Zaragoza 15, es mantener plantones permanentes día y noche con equipos de trabajadores que se turnan. La mayoría obligados por sus líderes de secciones sindicales, para que siempre haya manifestantes. Con mantas enormes denuncian desabasto de medicamentos en hospitales de Pemex.

Pero eso solo es parte del entramado y estrategia de chantaje orquestado desde la dirigencia del sindicato. En este caso, se trata de una de las batallas entre la dirigencia de la paraestatal y el STPRM. Una batalla que más allá de los medicamentos y atención médica, es por las plazas permanentes.

Hace unas semanas, en uno de los plantones hubo un desenlace fatal para una empleada transitoria perteneciente a la sección 44 del STPRM, laboraba en el Departamento de Gases de Nuevo Pemex, Tabasco. La trabajadora comenzó a sentirse mal a un lado del edificio conocido como “pirámide de Pemex”, por lo que fue trasladada al hospital Rovirosa y falleció. El hecho desató una intentona por culpar a Pemex de no dar atención adecuada, versión que finalmente cayó por si sola.

A esto, se une el reciente conflicto de médicos residentes en la Ciudad de México, que en diciembre pasado iniciaron un paro de labores, al negar la atención, en reclamo por obtener un aguinaldo sobre el cual en su contrato especifica que se les prorrateó durante varios meses. La protesta se fue desarticulando, pero llama la atención en este caso, el hecho de que al menos 34 residentes continúan con su movilización alegando que fueron despedidos.

Y es que no se trató de un despido, sino de un término de contrato, ante lo cual la empresa no tenía la obligación de recontratarlos. Todo ello derivó en una grilla mediática. Los médicos fueron azuzados y no midieron las consecuencias de sus actos pues como residentes tenían mejores condiciones que en cualquier otro hospital.

De acuerdo con la petrolera ha realizado fuertes inversiones en infraestructura médica, además de garantizar el abasto de medicamentos e incrementar la plantilla de médicos.

La desinformación sobre el tema ha escalado a tal magnitud que desde hace meses Petróleos Mexicanos recurrió a notarios públicos que dieran fe del abasto de medicamentos en farmacias de sus hospitales. Incluso, el propio director general, Octavio Romero Oropeza, acudió a diversos nosocomios para verificar este abasto y la instalación de nuevos equipos médicos.

Durante este fin de semana se llevó a cabo un recorrido de verificación en el Hospital Regional de Pemex en Villahermosa, en donde nuevamente un notario dio constancia de que está abastecido con al menos 620 claves de medicinas, contrario a lo que el sindicato petrolero asegura.

Aunque a estas alturas, la estrategia de Aldana se le caen como piezas de jenga. Ya que desde junio del año pasado, el espacio de la farmacia se ha ampliado en dos ocasiones para dar cabida a los medicamentos disponibles para al menos 120 mil derechohabientes a los que brinda atención. Y eso lo quiere tapar Aldana.