Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 21 de Febrero 2024
UnidadInvestigación
| | |

Dobleces

Voces

Voces

02 de Enero 2024

EZLN: gerontoguerrilla

Israel Mendoza Pérez

@imendozape

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) ya se avejentó. La mano de Marcos, vocero histórico del movimiento insurgente, se encargó de enterrar al movimiento militar. En 30 años no trascendió más allá de la región de Chiapas ni logró crear cuadros jóvenes para soportar, por años, un movimiento clandestino y antisistema sólido.

Marcos, la figura mediática del zapatismo, llevó su liderazgo a formas autoritarias. Además de impedir la formación de nuevas figuras. La megalomanía ganó. Es en la práctica, la vieja estructura de la izquierda maoísta. Incluso, la agenda indígena quedó soterrada, por ello, el zapatismo y el movimiento de Liberación Nacional gestado en el sureste del país tampoco dio el paso a la vida política.

Si se suma que, desde 2003, comenzó un proceso de deserciones dentro de las filas del EZLN, el único liderazgo que perdura es el de Marcos. Y lo que queda del zapatismo en la región chiapaneca es la versión anacrónica de las guerrillas centroamericanas. La teología de la liberación quedó olvidada y en el núcleo del zapatismo convergen ideologías revolucionarias del siglo pasado similares a las utilizadas por Sendero Luminoso. 

Los resultados saltan a la vista, las comunidades indígenas siguen empobrecidas y la figura del caudillo se erige en una sola persona. La crisis interna del EZLN se profundizó en 2013 cuando expulsa de la organización a varios de integrantes de las Fuerzas de Liberación, entre ellos al comandante Germán, identificado como el líder histórico del movimiento, mismo que fue acusado de ser simpatizante del movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

La distorsión la provocó el propio Marcos, quien desde 1995, a través de una convocatoria para conocer el rumbo que debería tomar el movimiento armado y firmado por Tacho y David lanzaron la pregunta: “¿Debe el EZLN convertirse en una fuerza política independiente y nueva?”. La respuesta fue contundente 52.3 por ciento, de los consultados, se pronunciaron a favor de que el grupo armado se convirtiera en una fuerza política independiente. Jamás pasó y poco a poco Marcos se apoderó de las decisiones y los principios elementales para pasar a un autoritarismo con máscara de estambre y tabaco.

Del EZLN solo quedan reumas. Además de un liderazgo unipersonal pasado en años, carece de capacidad para una movilización a nivel nacional. Tampoco cuenta con capacidad de fuego, ni la capacidad de pasar a una ofensiva de carácter político. El estancamiento arrastra al movimiento y a Marcos a una posición blandengue. En tres décadas pasó a ser una organización que de la vía armada brincó a ser un elemento folclórico del turismo en Chiapas.

En 30 años, el EZLN está agotado. Sin seguidores ni simpatizantes en los círculos académicos, en los vestigios del zapatismo tiene cabida en algunos grupos de corte anarquista por el discurso antisistema de Marcos, pero aunque su voz aún es escuchada ya no se entiende el mensaje en las nuevas generaciones. Marcos envejeció, el ejército zapatista se volvió añoso y el tiempo va en contra de esta corriente de pensamiento obsoleta y sin propuesta para la actualidad.