Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 21 de Febrero 2024
UnidadInvestigación
| | |

Dobleces

10 de Julio 2023

Pachanga en la CNDH

Israel Mendoza Pérez

@imendozape

Sumida en una crisis de identidad, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, vive una severa distorsión en sus objetivos. Desde la secretaría Ejecutiva, en manos de Francisco Estrada Correa, se tolera usar a la comisión como plataforma de grupo político encabezado por Hilda Téllez Lino, directora de la Tercera Visitaduría, vinculada en trabajo político con la Jefatura de Gobierno, de Martí Batres. O como salón de fiestas. En su interior se organizan festejos en oficinas públicas con globos, adornos, alimentos y pastel.

La frivolidad alcanzó al Francisco Estrada Correa, secretario Ejecutivo, ya que organizó el festejo de cumpleaños de Omar Monroy, coordinador de Asesores, adscrito a la Secretaría Ejecutiva, quien, con un sueldo mensual neto de 69 mil 698 pesos, según la base de datos de la Plataforma Nacional de Transparencia, usó con la venia de Estrada Correa las instalaciones del organismo autónomo para festejar su cumpleaños como él mismo lo presumió en sus redes sociales.

A través de sus redes, Omar Monroy posteó: “Gracias todas y todos mis compañeros, en especial al secretario ejecutivo, Francisco Estrada por este festejo”.

Y es que no es un asunto menor, el uso de una oficina del edificio Héctor Fix Zamudio, para el festejo de un funcionario, exhibe a una parte del llamado “círculo machuchón” que convive —en horario laboral— entre refrescos, aguas, pastel, y platos desechables con alimentos. En esa reunión la encabezan Francisco Estrada Correa y Luciana Montaño, directora General de Jurídico. Además del coordinador de asesores y festejado, Omar Monroy.

El uso de bienes públicos para desviarlos a otra función es peculado y eso es un delito. En este caso o Rosario Piedra, presidenta de la CNDH, permitió que se cometiera el delito o se convierte en cómplice al tolerar este tipo de prácticas “godín” y abusivas en oficinas destinadas a la defensoría del pueblo.

De acuerdo con el Código Penal Federal, publicado en la página electrónica de la CNDH, en el Capítulo XII, artículo 223, fracción IV, comete el delito de peculado: “cualquier persona que sin tener el carácter de servidor público federal y estando obligada legalmente a la custodia, administración o aplicación de recursos públicos federales, los distraiga de su objeto para usos propios o ajenos o les dé una aplicación distinta a la que se les destinó”.

La pachanga en la CNDH obedece a que Omar Monroy tiene vínculos familiares con el jefe de gobierno capitalino, Martí Batres, y con ello se cierra la pinza de que comenzó una serie de movimientos de la comisión de derechos humanos de la Ciudad de México a la CNDH a través de Hilda Téllez con miras a 2024.

Estrada Correa convertido en jefe de grupo político, le abrió a Monroy Rodríguez, el espacio como coordinador de asesores, en su segunda incursión laboral en la CNDH, y en contra de lo que en 2019, Rosario Piedra advirtió con el tijeretazo a la comisión: “habrá una disminución en el número de asesores, para solo mantener a aquellos que justifiquen sus tareas”.