Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Jueves 13 de Junio 2024
UnidadInvestigación
| | |

Camino a Valinor

12 de Octubre 2023

Solamente la paz tiene la razón

Por: José Inocencio Aguirre Willars

¡Hola! Muy buenos días, tardes o noches, dependiendo la hora en que me lean.

El conflicto entre Israel y Palestina ha sido uno de los más duraderos y complejos en la historia moderna. Desde la creación del Estado de Israel en 1948, la región ha estado en constante tensión debido a las diferencias culturales, religiosas y políticas entre las dos partes. A pesar de los esfuerzos de múltiples actores internacionales por encontrar una solución pacífica, el conflicto parece estar lejos de resolverse.

Las raíces del conflicto se remontan a décadas atrás, cuando los judíos comenzaron a emigrar a Palestina en busca de un hogar nacional propio. Esto generó tensiones con la población árabe local, que se sentía amenazada por la pérdida de sus tierras y recursos. A medida que aumentaba la inmigración judía y se fortalecía el movimiento sionista, se produjeron enfrentamientos violentos que continúan hasta el día de hoy.

Uno de los principales puntos de conflicto entre las dos partes es la cuestión de las fronteras y los asentamientos. Israel considera que tiene derecho a construir asentamientos en territorio palestino, lo que dificulta aún más la posibilidad de que se establezca un Estado palestino completamente independiente. Por su parte, los palestinos reclaman su derecho a la autodeterminación y a tener un territorio propio.

Otro punto de fricción es el estatus de Jerusalén, una ciudad sagrada para judíos, musulmanes y cristianos. Tanto Israel como Palestina reclaman Jerusalén como su capital, lo que dificulta aún más cualquier intento de negociación. La disputa por los lugares sagrados y la soberanía sobre la ciudad ha llevado a violentos enfrentamientos y ha aumentado la tensión en la región.

Además, el conflicto ha generado graves violaciones a los derechos humanos, con actos de violencia y represión por parte de ambas partes. Los palestinos han sufrido la demolición de sus casas, el desplazamiento forzado, la detención arbitraria y la violencia por parte de las fuerzas israelíes. Por su parte, Israel ha enfrentado ataques terroristas y ha perdido a muchos de sus ciudadanos en actos de violencia.

A pesar de todos estos desafíos, la búsqueda de la paz y las negociaciones entre ambas partes deben considerarse como la única solución viable al conflicto. No hay alternativas más allá de un acuerdo pacífico que garantice la seguridad y el bienestar de ambas comunidades. La violencia solo ha llevado a más sufrimiento y dolor para ambas partes, y no ha hecho más que perpetuar el ciclo de violencia que parece no tener fin.

Los ataques recientes del grupo extremista Hamás en contra del pueblo israelita son aberrantes y condenables. Recordemos que Hamás no representa a la totalidad del pueblo palestino y mucho menos a la autoridad palestina reconocida internacionalmente, por lo que la respuesta, igual de condenable, de las autoridades israelitas en contra de ciudadanos palestinos inocentes es aberrante en los mismos términos.

La búsqueda de la paz y las negociaciones entre ambas partes debe ser considerada como lo primordial. Solo a través del diálogo abierto y la búsqueda de un entendimiento mutuo se puede lograr una paz duradera en la región. Sé que las posiciones extremas de ambas partes hacen ver esto casi como un sueño, pero se vale soñar y esperar que los intereses que mueven estos conflictos, terminen cediendo a favor de los más inocentes.

Saludos a todas y a todos y por aquí nos vemos la próxima semana.