Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Jueves 18 de Abril 2024
UnidadInvestigación
| | |

Camino a Valinor

Voces

Voces

07 de Marzo 2024

La maestra Dinorah

Por: José Inocencio Aguirre Willars

 

¡Hola! Muy buenos días, tardes o noches, dependiendo la hora en que me lean.

 

El año escolar más divertido que recuerdo fue segundo de secundaria. El poder convivir cinco días a la semana con 46 compañeros, que en aquellos años éramos puros hombres, con la carga de energía, ocurrencias e indisciplina que caracteriza a quienes tienen 14 años, dejó plasmados muchos de los recuerdos más memorables de mi existencia.

 

Por otro lado, dudo mucho que mis maestras y maestros tengan la misma opinión. Ser maestro de secundaria, debe de ser una de las profesiones más hostiles que existen en el mundo, mal pagados, poco reconocidos, constantemente señalados y hoy en día, muy poco respaldados y respetados.

 

Yo cursé mi primaria, secundaria y preparatoria en Saltillo, en el Colegio Ignacio Zaragoza, el CIZ. Soy de la generación que en primaria tuvo maestros que arreglaban los temas a reglazos en las manos y en la prepa sacando a los alumnos a estar parados por horas bajo el sol. Pero en la secundaria, mis maestros tomaban medidas mucho más drásticas. Más de una vez voló un borrador de pizarrón para acertar en la humanidad de algún compañero, los gises volaban con mucha más frecuencia y en ocasiones, hasta “cocos” en la cabeza para poder meter control en el salón de clases.

 

Ojo, no estoy diciendo que eso haya estado bien, definitivamente un golpe o el insultar a un alumno es algo que no debe permitirse hoy en día en ningún salón de clases, pero eso no debe ser limitante para imponer disciplina.

 

El adolescente vive una etapa en donde los cambios hormonales y su deseo de mostrar independencia y una identidad propia, los hacen estar en constante reto a la autoridad; a sus padres, a sus familiares y por supuesto, a sus maestros.

 

Hace unos días escuchamos un audio, compartido por una maestra de secundaria del CIZ, en donde reprimía de manera enérgica a un alumno por no permitir llevar las clases de manera adecuada. Ese audio fue grabado y dado a conocer por los propios alumnos y fue la causa por la que las autoridades de este colegio le pidieron firmar su renuncia después de 20 años de trabajo y a solamente dos de jubilarse.

 

Tengo la oportunidad de conocer a la maestra Dinorah, fue maestra de cuatro de mis hijos y todos la recuerdan como una maestra enérgica y estricta, pero muy eficiente en su trabajo y una de las más queridas para ellos. Un par mis hijos recibió en más de una ocasión alguna reprimenda por parte de la maestra Dinorah; hoy lo agradecen y reconocen que lo hizo porque lo merecían y porque es la única manera de mantener la disciplina en un espacio como lo es un salón de clases de la secundaria.

 

En el audio, la maestra se escucha claramente alterada, yo invitaría a quien se atreva a juzgarla a pasar un mes dando clases en ese nivel. Cualquier persona, por más vocación y temple que tenga, va a perder los estribos en algún momento. Lo que se escucha en el audio no es, de ninguna manera, razón ni motivo para despedir a una docente con una trayectoria como la que tuvo la maestra Dinorah. A lo más, se equivoca en utilizar adjetivos calificativos y decirles burros a los muchachos, por eso tal vez debió pedir una disculpa, pero hasta ahí.

 

El hecho de correr a la maestra tiene un trasfondo más peligroso que la mera acción particular del despido. Es una señal, es un aviso, son las autoridades escolares diciéndole a los maestros que están por su cuenta, que no van a tener el respaldo de la directiva para lograr poner orden en sus salones de clases.

 

La consecuencia natural, los maestros dejarán hacer y deshacer a los alumnos a su antojo, no se esforzarán en educarlos o encausarlos, ya que su trabajo puede correr peligro. Tendremos pues, generaciones completas que no respeten a sus autoridades y que se acostumbren a salirse siempre con la suya.

 

Afortunadamente la respuesta de la mayor parte de la sociedad, alumnos y padres de familia ha sido de solidaridad hacia la maestra. Para la posteridad quedará, la valentía de la joven que durante los honores a la bandera recalcó el 29 de febrero como el día en que injustamente se despidió a la maestra Dinorah y las manifestaciones pacíficas para respaldarla y reconocerla.

 

Con este artículo, de manera modesta quiero también mostrar mi solidaridad con quien contribuyó de manera importante en la formación de mis hijos, todo mi cariño, respeto, admiración y consideraciones a la maestra Dinorah, injustamente despedida, y con ella, todo mi cariño, respeto y admiración a los maestros y maestras que buscan dar a estas generaciones un rumbo con disciplina, modales y buenos valores.

 

Saludos a todas y a todos y por aquí nos vemos la próxima semana.