Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 21 de Febrero 2024
UnidadInvestigación
| | |

Camino a Valinor

Voces

Voces

11 de Enero 2024

Lamentable lo de Marko

Por: José Inocencio Aguirre Willars

¡Hola! Muy buenos días, tardes o noches, dependiendo la hora en que me lean. 

Marko Cortés, el flamante dirigente nacional del PAN, demostró una vez más que es uno de los políticos más mezquinos, torpes y con menor oficio político de todo el país. Y vaya que la lista es competida, pero la forma en que logró romper con la Alianza en Coahuila es uno de los episodios más tristes en la historia moderna de nuestro estado.

El caso de Coahuila es muy claro, la Alianza que se formó en 2023 fue muy exitosa, logró números históricos en lo electoral y catapultó a una victoria aplastante al hoy gobernador. Se ganaron los 38 municipios y los 16 distritos electorales y el mensaje que se dio a la ciudadanía fue ejemplar.

La suma de todas las partes fue la que dio ese triunfo aplastante, pero seamos claros, no todos los integrantes aportaron lo mismo. 

Vayamos por partes: para la gubernatura, el PRI, partido que obtuvo la mayor cantidad de votos, generó 624,024 sufragios, equivalente al 46.40% del total. Con esa cantidad, en caso de haber ido sin alianza con ningún partido, hubiera ganado por más del doble a su más cercano competidor, Morena. 

Por su parte, el PAN obtuvo 81,526 votos, el 6.06% del total. Ese número de votos lo convierte en la cuarta fuerza en el estado, fue superado casi ocho a uno por el PRI, más de 3.5 a uno por Morena y 1.5 a uno por el PT.

En el caso de las diputaciones locales, el PRI obtuvo 583,879 votos, 43.36% del total. En el caso hipotético de que el PRI hubiera competido solo con candidatos propios, hubiera ganado con estos números los 16 distritos, sin necesidad de los votos de sus aliados. El PAN por su parte, obtuvo 83,029 votos siendo rezagado también a la cuarta fuerza en el estado superado nuevamente por el PRI, Morena y el PT.

Con estos resultados, en caso de haber ido sin alianza, el PRI, además de la gobernatura, hubiera obtenido los 16 distritos electorales. El PAN por su lado hubiera obtenido uno o a lo más, dos diputados plurinominales.

Hoy por hoy, gracias a la alianza, el PRI tiene 12 diputados locales, el PAN 5 y el PRD 2. Además de eso, distinguidas personalidades del PAN y del PRD fueron incluidas en Secretarías de Estado y otros cargos de gran relevancia.

El gobernador fue sumamente generoso e incluyente con los partidos aliados, a pesar de que quedaron muy lejos de los resultados electorales a los que se comprometieron. Cual hombre de palabra que es, generó espacios para las figuras que integraron la coalición que nunca en la historia de Coahuila habían tenido.

Un estadista, un verdadero estratega electoral, debería tener los tamaños para hacer un análisis objetivo de las fortalezas y debilidades que el grupo político que representa tiene para en una alianza maximizar los resultados a favor del objetivo en común que se esté buscando.

Si Marko Cortés, estuviera genuinamente preocupado por generar las mejores condiciones para la candidata a la presidencia y para obtener el mayor número de curules para el congreso y el senado, entendería que deberían llevar mano las figuras que mayor rentabilidad política pudieran tener en cada municipio y en cada distrito, es decir, quienes pueden generar más votos para la alianza. 

Desafortunadamente, la mezquindad y la bajeza de tamaños del dirigente nacional del PAN, solamente le permite velar por los compadrazgos y los intereses personales, dejando a un lado los intereses de la nación. 

Estoy convencido que, a nivel local, la mayoría de los panistas coahuilenses están convencidos de la importancia de la alianza y no comparten el actuar de este triste personaje. Esperemos que sus berrinches y caprichos no sean causales de malos resultados para la causa que a todos debería interesar, derrotar a Morena y a su mal gobierno. 

Saludos a todas y a todos y por aquí nos vemos la próxima semana.