Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Martes 21 de Mayo 2024
UnidadInvestigación
| | |

Altar para UDC

Foto: Especial

Foto: Especial

03 de Noviembre 2022

HUGO DÍAZ AGUILERA

Se trataba de un proyecto envidiable, de esos que despiertan la envidia de todos aquellos que se jactan de ser políticos de tiempo completo y que desean llegar a ser grandes como otros. Proyectos  que a la sazón de un discurso incendiario, unos billetes de por medio, dos tres palmaditas en la espalda  y una sonrisa arrancan votos a favor para conquistar el poder y de ahí…pa’l real.

Y así nació el proyecto allá por el lejano 1999 con una regiduría plurinominal que pasó de noche toda vez que en aquel entonces había que abrir plaza, había que hacer relaciones, era necesario darse a conocer, ganar adeptos y ampliar el campo de acción para lograr el poder. Cómo olvidar aquella noche en Parral, cuando los tequilas y la música de mariachi en exceso cobraron factura a la mañana siguiente con un hecho por demás bochornoso, pero era la raza de Sabinas.

A escasos tres años de edad el proyecto seguía su curso, de una en una acomodando piezas, a veces de un grupo, a veces de otro, pero llevaba orden. Sin embargo murió su progenitor, aquel gran político sindicalista mexicano que entre sus logros fue asesor de uno de los políticos más odiados sino es que el más en México.

El proyecto solo aguantó unos años esa planeación y orden, el que ahora mandaba creyó que era tiempo de ir por todo. El tiro fue de precisión, un grupo de resentidos, gente dispuesta a invertir en negocios, alguien que conociera de estructuras, y por supuesto, un rostro visible, una cara. Nada podía salir mal, lo peor serían unas regidurías plurinominales que con algo de ingenio podían ayudar a recuperar parte de lo invertido sino es que todo.

Después de un intento, lo lograron. En 2014 se ungieron con el poder en Sabinas en coalición con el PAN, pero eso qué importaba, harían al PAN a un lado y ellos mandarían totalmente solos. La voluntad del pueblo dio lugar a un nuevo estilo de gobernar en aras de convertir a la tierra donde se rindió Pancho Villa en el mejor lugar para vivir.

Pronto la forma de gobierno comenzó a desgastarse por lo que hubo necesidad de echar a andar la estrategia que no falla, regalar dinero. La pregunta era de dónde si apenas estamos recuperando lo invertido. La respuesta, implementar ingeniería financiera para lograrlo. Y funcionó, porque cuatro años más tarde la hazaña se repitió, luego vino un triunfo distrital y ya borrachos de victorias vendría un triunfo más. Y como en todos los proyectos primero yo, luego mi pariente y después otro pariente.

Sin embargo la sabiduría de los viejos hizo su aparición: tanto va el cántaro al agua hasta que se revienta; como terminó de reventarse y morirse un partido político que pintaba para hacer de Sabinas su Acuña. 

Así fue, los excesos a la hora del ejercicio del poder llevaron al partido de los tenis, a colgarlos a muy temprana hora. Dicen que el hubiera no existe, pero el imaginarlo trae regocijo sin duda alguna; y sí, si estuviera la UDC en Sabinas… tal vez hubiera ganado.