Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Sábado 02 de Marzo 2024
UnidadInvestigación
| | |

A la báscula

09 de Agosto 2023

Cuenta regresiva

Julián Parra Ibarra

Hasta este miércoles, a Miguel Ángel Riquelme Solís le quedan 114 días al frente del Gobierno de Coahuila, y aunque no ha bajado el ritmo de trabajo que impuso desde el arranque de su administración, se le nota cada día más relajado, y él mismo lleva su cuenta regresiva, la menciona en los eventos a los que asiste en cada una de las distintas regiones del estado.

Quizá lo que le permite alcanzar ese nivel de ‘relax’ es el hecho de que, pese a todas las adversidades que tuvo que enfrentar desde la campaña misma y luego tras la toma de posesión, supo afrontar con carácter, fortaleza y mucha inteligencia, uno a uno los obstáculos que se fue encontrando el camino y que al final logró sortearlos a todos.

Por supuesto que la seguridad fue el tema primordial que el lagunero se autoimpuso al arranque de su gobierno, y al final del día se convirtió en la piedra angular y la base sobre la que fue construyendo los cimientos para el Coahuila que en poco más de 100 día deberá entregarle a Manolo Jiménez Salinas.

Pero así como supo enfrentar con firmeza el tema de la inseguridad, lo hizo con la salud sobre todo con el surgimiento del Coronavirus al grado de convertirse en uno de los estados que mejor manejo tuvo de la pandemia para poder superarla. En lo económico, Riquelme Solís supo hacer de Coahuila, gracias a la seguridad, la estabilidad política, social y hasta laboral, un polo atractivo para las inversiones tanto nacionales como extranjeras, factor fundamental para ser uno de los estados que mayor número de empleos formales genera en todo el país.

En fin, quizá el torreonense no tiene la gracia ni la agilidad para bailar como en su momento Humberto Moreira, pero tampoco la sequedad en el trato con la gente, de su antecesor. Miguel Ángel Riquelme no va a pasar a la historia como un gobernador de estruendo ni pirotecnia, pero sí como un mandatario eficiente, de mano firme pero de reacciones humanas y sensibles cuando la situación lo ameritaba; de un gobernador que antepuso los intereses de la gente de Coahuila aún por encima de cualquier otro tipo de interés, así tuviera qué contradecir políticas del presidente, a quien habló siempre con franqueza, con voz firme cuando la situación lo ameritaba, pero sin ser irrespetuoso. Institucional, pero poniendo por delante primero a los coahuilenses.

Cuando deje el cargo, no me queda la menor duda, Miguel Ángel Riquelme podrá caminar por las calles de cualquier municipio de Coahuila, con la frente en alto y con la seguridad de que será bien visto y respetado por la gente. Y eso tiene un gran valor.

@JulianParraIba