Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Domingo 21 de Abril 2024
UnidadInvestigación
| | |

Suicidio, el grito silencioso del dolor

FOTO: Especial

FOTO: Especial

28 de Junio 2022

Sin importar la edad hay personas que no saben gestionar sus emociones sobre todo cuando hay dolor, el suicidio representa ese grito que no dieron.

 

JESSICA ROSALES

 

Valentina tenía 11 años, Ramiro 24 y Francisca 40, todos tenían algo en común, sentían tristeza y estaban inmersos en una fuerte depresión que quienes eran parte de su entorno no detectaron o no le dieron importancia. Ellos como otras 127 personas en los primeros seis meses de este 2022 decidieron tomar la puerta falsa del suicidio, porque creyeron que así acabaría su dolor.

De 2018 a la fecha las investigaciones sobre los suicidios en Coahuila arrojan que el principal detonante en la mayoría de los casos es la violencia en sus diversos tipos, por lo que el fenómeno que antes era multifactorial hoy se centra en un problema latente en la sociedad que cobra víctimas cada día de menor edad.

Rosa Ofelia Sisbeles Alvarado, psicóloga forense, directora de la Unidad de Control y Gestión de la Fiscalía General del Estado, destaca que en la actualidad en los casos se observan edades muy tempranas, mientras que anteriormente se trataba de personas en edad avanzada.

“Dentro del estudio que se ha realizado sobre el tema nos damos cuenta de que mucho tiene que ver con la violencia y lo vemos en los casos yo creo más recientes, la violencia familiar, la violencia social que está inmersa en esta parte de que finalmente la gente no quiere acabar con su vida, quiere acabar con sus sufrimientos y uno de ellos es justamente el ser víctima o testigo de algún tipo de violencia”, señala.

De acuerdo con la estadística de la Fiscalía General del Estado de enero al 12 de junio del presente año se han registrado 130 suicidios; de los cuales, 107 fueron de hombres y 23 de mujeres. Del total 23 corresponden a edades que oscilan entre los cero a los 20 años, 43 de 21 a 30 años, 30 de 31 a 40 años, 11 de 41 a 50 años, 8 de 51 a 60 años y 14 de 61 años en adelante.

Dicha gráfica establece que casi el 50 por ciento de quienes cometieron suicidio estaban solteros con 60 casos, les sigue casados con 34 y posteriormente en unión libre con 25, así como cuatro eran divorciados y cuatro viudos.

Es importante mencionar que, aunque la estadística marca que la mayoría de los suicidios son cometidos por hombres en un 82 por ciento, son las mujeres quienes tienen más intentos de acabar con su vida; sin embargo, debido a los métodos que utilizan son las figuras masculinas quienes logran consumar el acto.

Rosa Ofelia Sisbeles Alvarado, psicóloga forense, directora de la Unidad de Control y Gestión de la Fiscalía General del Estado. Foto: Especial

 

Abuso sexual factor en el intento de suicidio en niños

 

El 9 de junio parecía un día normal para la familia de Irma Araceli, sus hijas Abril de 13 años y Valentina de 11 se preparaban para ir a la escuela. Un día antes Valentina no había acudió a la escuela, pues tenía varios días triste y deprimida. El jueves fue la tragedia, la pequeña que cursaba el quinto grado de primaria decidió terminar con su vida, las investigaciones determinaron que fue víctima de abuso sexual.

Con base a información de expertos en psiquiatría infantil, Rosa Sisbeles Alvarado, funcionaria de la Fiscalía de Coahuila manifiesta que a la conclusión que han llegado en los casos de menores que llegan a la hospitalización por algún intento de suicidio, mucho tiene que ver con la violencia sexual.

“El hecho de no poder manejar la ambivalencia que existe, porque generalmente los abusos sexuales se dan con alguien que es muy cercano a ti, entonces cómo manejas esa situación de la persona que me quiere y me debe cuidar y proteger si es la misma persona que me está agrediendo, entonces para los niños es un impacto emocional y psicológico muy fuerte”, explica.

Añade que, al principio del suceso por la edad temprana, los niños no se percatan de la situación y conforme pasan los años van teniendo un impacto mayor con secuelas como huidas de casa, conductas antisociales que parecieran aisladas, pero que son parte de los efectos de un abuso sexual.

En Coahuila se han documentado casos de menores de 11 y 12 años que terminan con sus vidas, pero en hospitales existen registros de pequeños desde los 7 y 8 años con intentos de suicidio.

 

Identifica las señales de alerta

Aunque el suicidio suele ser una decisión personal e individual existen factores externos que empujan a esta conducta, de ahí la importancia de que la sociedad comience a identificar las señales para contribuir en su prevención.

Berenice de la Peña, directora de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Coahuila concluye que como sociedad vivimos absortos y nos desconectamos no solo de nosotros sino de las personas que nos rodean.

Con la dinámica diaria y las exigencias de la vida actual, considera que estamos distraídos y perdiendo el tiempo en el celular conectando con personas a distancia dejando en el olvido a quienes están alrededor.

“Simplemente porque es más fácil vivir una vida en una red social que enfrentar la vida cotidiana, es menos trabajo mental estar observando hacia afuera que lo que implica estar conectando hacia adentro. Estamos viviendo una vida con muchas exigencias, en donde la mayor parte del tiempo estamos cansados y no tenemos la energía suficiente como para poder dar más de nosotros”, expone.

La experta en salud mental puntualiza que las personas cercanas a un potencial suicida pueden detectar el cambio de su cotidianidad, pues muchas veces lo ignoramos y no les damos importancia, “Nos decimos cuando ocurre el suicidio -Ah si es cierto, si yo noté esto ¿qué me detuvo para preguntar?”.

Añade, “Hay casos en los que la gente siempre mantiene una misma forma de ser, pero son casos muy específicos, por lo general vamos a encontrar siempre este rompimiento con la cotidianidad, pero lo más importante va a ser el que podamos estar en ese momento para acompañar a esa persona para que tenga ese equilibrio emocional que lo ayude a mantenerse vivo”.

Berenice de la Peña, directora de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Coahuila. Foto: Especial

 

En ocasiones difícilmente la persona que esta pensando en la solución de sus problemas cometiendo suicidio lo va a expresar directamente con un discurso, pero sí existen indicadores que van a demostrar que existe un riesgo por lo que hay que estar muy atentos, señalan los expertos.

Rosa Ofelia Sisbeles, destaca que en la nueva dinámica digital existen indicadores en las publicaciones de los jóvenes que se expresan con frases o cuestionamientos públicos a sí mismos o a otros a través de sus redes sociales como: ¿Qué pasaría si yo no estuviera en esta vida? ¿La vida sería mejor si yo no estuviera?

En casa lo que ocurre son cambios drásticos en su conducta como aislarse, perder el interés por cosas que antes les gustaba, pérdida de apetito o apetito desmedido, ansiedad, duermen mucho o poco. Dependiendo de la personalidad de cada individuo debe llamar la atención el cambio abrupto en su forma de ser y socializar.

 

Impulsar el mensaje de la esperanza para combatir la depresión

Para prevenir el suicidio se vuelve necesario abordar el tema de la esperanza, así lo considera Berenice de la Peña, directora de la facultad de Psicología de la UAdeC, pues señala que cuando una persona contempla un proyecto de vida le permite visualizarse viva, y ante alguna problemática de soledad o dolor buscará otras alternativas de solución que no sean la muerte.

“Hablar de este tema y ponerle nombre es muy necesario para poderlo tratar de forma natural y espontánea, que cuando se den en las mesas entre mamá y papá el tema de atentar contra su vida pueda ser tratado no con tabú sino de una forma natural, espontánea, con seguridad, donde niños, niñas y adolescentes puedan preguntar y tener acceso a la información no de como se comete sino de todo lo que hay alrededor para generar comprensión de personas que lo ven como una solución a sus problemas y disuadirlas de hacerlo”, expone.

Rosa Ofelia Sisbeles, directora de Control y Gestión de la Fiscalía relata que, a raíz del incremento de las conductas suicidas, y la relación en la comisión de delitos como la violencia, se formó una unidad especializada que va encaminada a la prevención de este fenómeno.

“Actualmente estamos trabajando una mesa coordinada con la Secretaría de Salud, el Ayuntamiento de Saltillo que a su vez formó una comisión municipal que dirige la regidore Socorro Guevara. En conjunto estamos tratando de implementar una red interinstitucional donde estamos tratando de trabajar con las asociaciones que contribuyan con acciones de prevención a fin de hacer una sinergia y no duplicar acciones”, informa.

Finalmente, coinciden en que es necesario que los casos de ansiedad y depresión que afectan la vida de alguien de una forma extrema deben atenderse por profesionales de la salud, y verificar que tengan la especialidad para dar el acompañamiento adecuado de quienes no ven otra opción más que terminar con su vida, pensando erróneamente que eso terminará sus problemas y acabará con su dolor.

 

¿Qué hacer cuando un adolescente tiene conductas suicidas?

  • Pregunta directamente sobre sus sentimientos, no importa si es incómodo, eso puede salvar una vida.
  • Escucha con atención y seriedad lo que dice, eso puede hacer la diferencia.
  • Si a pesar de hablar con la persona con esta conducta sigues preocupado, compártelo con otro adulto, a sea algún docente, consejero, representante de alguna iglesia y/o un familiar.

 

 

Tabla:

Cada número es una persona que no vio opción

 

DELEGACIÓN  2020    2021    2022

SURESTE                     83        90        39

LAGUNA I                    62        76        33

LAGUNA II                   14        13        11

CENTRO                      40        50        15

CARBONÍFERA 29        22        14

NORTE I                      30        15        9

NORTE II                     25        15        9

TOTAL             283      281      130