Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Lunes 04 de Marzo 2024
UnidadInvestigación
| | |

OSC se quedan sin Feria y sin sustento

Foto: Especial

Foto: Especial

17 de Agosto 2021

Pega pandemia ingresos de organizaciones civiles tras cancelación de eventos masivos

CONTENIDOS COAHUILA

Por segundo año consecutivo y en el marco de la tercera ola Covid, las organizaciones de la sociedad civil se enfrentan a una situación atípica. En Saltillo, la realización de la Feria no solo representa un evento social o de entretenimiento para los ciudadanos, sino que es una fuente de ingresos para el sostenimiento de las llamadas OSC’s (Organizaciones de la Sociedad Civil).

De las 339 organizaciones registradas en el estado, 137 de ellas operan en la región sureste de Coahuila.

Surgidas de la voluntad y con el objeto de ayudar, una vez constituidas como organizaciones civiles no paran en el esfuerzo de mejorar la calidad de vida y salud de las personas, pero que por su misma naturaleza dependen de recursos muy limitados para funcionar.

A pesar de que suplen funciones que deberían tener las instituciones, a tal grado que para cada necesidad humana prácticamente hay una asociación que responda a ella, por lo que aunque su funcionamiento es vital, los recursos se mantienen muy por debajo de sus necesidades.

Y sin Feria, no hay feria, ni dinero ni recursos que alcancen para su sostenimiento.

En el año 2001, el Refugio de los Necesitados se constituyó legalmente, sin embargo empezó a trabajar ininterrumpidamente desde 1980, atendía a personas que vivían en la calle, que se alimentaban de los restos encontrados en la basura. Así surgió el comedor hasta que ahora, la pandemia por Covid, los hizo frenar su marcha.

“Es comedor y albergue, ahora el albergue ha sido más solicitado por la contingencia y las medidas sanitarias; se pospuso el comedor porque no tenemos recursos para alimentar a las personas, atendíamos a 120 a 150 personas diariamente, pero las personas que nos hacían la caridad de apoyarnos con algún donativo han tenido que cerrar sus negocios, o si nos apoyaban con despensa  y tenían dos restaurancitos, pues han tenido que cerrar”, señala Irma Aguiñaga, directora del lugar.

El Refugio de los Necesitados brinda atención integral a población vulnerable ya sean adultos mayores, indigentes, menores abandonados, personas violentadas, vendedores ambulantes y otros grupos de personas de escasos recursos y en vulnerabilidad social, pero principalmente proporciona servicios de comedor y albergue, hace la diferencia entre comer o no comer.

“Ha sido un tiempo muy difícil, la Feria independientemente de la alegría que produce ha ayudado a beneficiar a las instituciones y han mermado los recursos, han caído a cero, hacemos esfuerzos muy grandes, hacemos lo mejor que podemos, a lo mejor de una manera sobrehumana y ha aumentado más la necesidad en la comunidad, desafortunadamente nos vemos limitados a hacer lo que quisiéramos” señaló.

Para  Sofía Burciaga, de Casas del Centro de Equinoterapia Sophie, la situación no es tan distinta. El Centro de Equinoterapia Sophi surge en 2006, cuando una mujer llegó con su hijo preguntando si daban equinoterapia.

“Nos preguntan si dábamos equinoterapia porque veían los caballos, nosotros no sabíamos de eso y nos fuimos a un curso en Querétaro, luego a Brasil, estuvimos en un congreso capacitándonos, tuvimos cursos teórico-prácticas y empezamos a dar terapias a niños de escasos recursos, costaban 10 pesos y nos constituimos legalmente en 2010, tuvimos que hacer un trueque con el notario, le regalamos un pony a cambio del acta constitutiva y es así como se constituye legalmente la asociación”, cuenta Sofia Burciaga.

Regularmente, una sesión de quimioterapia de 45 minutos cuesta mil 500 pesos, una sola sesión, pero la asociación cobra apenas una cuota de recuperación por este servicio.

La equinoterapia utiliza al caballo como instrumento terapéutico para la rehabilitación física, psicológica, educativa y social, para personas con o sin discapacidad, sus efectos son calor corporal, patrón de locomoción y la transmisión de impulsos rítmicos, ”transmite impulsos en toda la columna, les ayuda en beneficios físicos y emocionales, lenguaje, postura, equilibrio, coordinación y relajación”.

Sin embargo, el sostenimiento del lugar, los puso en una encrucijada. 

“Nosotros en Sophie tenemos caballos y ponys, los rentamos para las piñatas y pues ellos mismos trabajan para alimentarse, porque haya o no haya terapias ellos siguen comiendo, ahorita los estamos rentando, la yegua también o buscamos en los vecinos que tengan algún terreno con mucho pasto y pedimos permiso para que coman zacate, ahora en la pandemia nos la vimos muy difícil porque no teníamos para darles de comer y nosotros de nuestra bolsa los mantenemos cuando no hay terapias”.

En el tema de los fondos, sin los recursos generados por la Feria en beneficio de las organizaciones civiles, no hay nada y ningún mecanismo ha podido compensar la ausencia de esta suma.

“Somos bastantitas organizaciones y durante todo el año tenemos que realizar actividades y se da un bono anual en diciembre, se va descontando el porcentaje según lo que se junte de la feria; hay quienes cumplen al cien, el año antepasado fueron 105 mil a quienes hicieron el 100 por ciento de las actividades”.

De alguna manera, refiere Irma Aguiñaga, “las instituciones se convierten en las manos de Dios, porque tratan de dar amor a quienes lo necesitan y hace que se abran las puertas de la bondad y del corazón de cada persona”.