Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Domingo 25 de Febrero 2024
UnidadInvestigación
| | |

Mantienen padres de Johan la esperanza de encontrarlo

Foto: Especial

Foto: Especial

31 de Agosto 2021

Pasaron de sospechosos para las autoridades, a buscadores incansables de su hijo que desapareció a metros de ellos hace 6 años

CONTENIDOS COAHUILA

La palabra que más les dicen es resignación, la pregunta que más les hacen es ¿Por qué siguen buscando?; lo que más escuchan de desconocidos que no saben que son los padres de Johan Gael, es que sus propios padres lo desaparecieron, que no lo querían y que por eso se les perdió.

Sin embargo Miguel Ángel Cardona y Yahaira de la Cruz se mantienen juntos desde el 4 de octubre de 2015, cuando su hijo menor desapareció en cuestión de minutos en medio del bosque. Sus corazones están llenos de esperanza; dicen a quienes quieran escuchar la historia de su desaparición, confían en que en algún lugar, hay un niño de nueve años que recuerda ese último paseo en la zona boscosa de Coahuila, que vio a sus padres agachados buscando piñones en el suelo y quizás, al escuchar su historia, se de cuenta de que está en un lugar al que no pertenece.

Con un mar de hipótesis, la desaparición de Johan Gael es una investigación abierta en la teoría, cerrada en la práctica. A excepción de sus padres, nadie más lo está buscando. Para la Fiscalía de Justicia de Nuevo León, es un caso sin resolver, si no fueron los padres o un animal salvaje, entonces quién, se preguntan.

Ese día, en ese lugar, a esa hora además de Johan Gael, su hermano y sus padres, estaban sus dos abuelas, una tía y varios familiares más. También un vehículo gris no identificado, un taxi amarillo concesionado en Saltillo, una familia a bordo de un vehículo Caravan, una camioneta con albañiles que abrirían una fosa en el panteón y un hombre que apareció de la nada con la apariencia de ser un cuidador de animales.

Ninguno de los testigos, fuera de su familia, fue interrogado a conciencia. Tampoco se conservaron sus datos y mucho menos se cerraron las carreteras. Una búsqueda simulada en los ejidos cercanos por parte de las autoridades, obligó a los padres a andar de pueblo en pueblo buscando rastro de su hijo, sin encontrarlo.

Ahora Gael tendría nueve años, una proyección de su rostro a partir de la fotografía que difundieron sus padres tras su desaparición incrementa el parecido con su padre, a su mamá le parece que la está viendo.

“Estamos empezando a mover esta fotografía para que la gente nos apoye a difundir esta imagen por si alguien sabe dónde está o Johan ve este programa, sepa que lo seguimos buscando y que donde quiera que él esté, aquí estamos sus papás en su búsqueda”, dicen sus padres.

“Ese día iba mi esposa, Johan, mi hijo mayor, mi hermana menor, mi sobrino, mi suegra, mi mamá y yo”.

“Llegamos al panteón a eso de las 8 de la mañana, las dos cercas estaban cerradas, aparentemente no había nadie; entramos, almorzamos cerca de las tumbas donde tiene familiares mi esposa, decidimos ir a un costado del panteón porque no íbamos directamente al panteón, íbamos a recolectar piñones”. 

“Salimos de ahí a las 8 y media, 08:40, al momento que nosotros salimos entró un taxi amarillo de los de Saltillo; a lo mucho pasaron 5 minutos cuando me vuelve a gritar mi esposa preguntando que si el niño esta conmigo porque ya no se ve en el carro y le digo, no, ahí se quedó en el vehículo, los empiezo a escuchar que gritan desesperados. A lo lejos se escuchó a un perro ladrar, como cuando se le echan encima a alguien”, recuerda.

“Regreso con mi otro hijo y reviso que no se haya metido en la cajuela porque desde chiquito es bien canijo”, prosigue.

“Corro para donde se escucharon los perros y no encontré ni perros ni rastro del niño y lo primero que se me viene a la mente, que se lo llevó el taxi, ya no estaba el taxi, estaba otra camioneta con unos albañiles que iban a preparar una fosa, les pregunto y me dicen que no vieron nada, regreso y más adentro estaba una caravan con una familia, tampoco escucharon nada, nada más a nosotros que estábamos gritando” continúa. 

“Subo a la parte de arriba y viene bajando una persona con aspecto de los que cuidan a los animales en el rancho, nos dice que no vio nada y caminó”.

“Yo menciono a estas personas porque siempre las mencioné y nunca las llamaron. A los albañiles nunca los llamaron, el señor del taxi de Saltillo es de ahí mismo del ejido, a su vez hizo una declaración que está en el expediente, de acaso tres renglones”.

“Yo hablé mucho con las autoridades, les decía, es que esta persona, la camioneta, los albañiles, tienen que tener una declaración porque están en el lugar de los hechos, y jamás los arrimaron ni nada de eso”.

“No tomaron ni los nombres, no sabemos ni quiénes eran, cuando entró Coahuila a la investigación nos preguntaron acerca de ellos pero las personas se fueron del lugar, no duraron ni tres horas”.

“Lo que es Alerta Amber aquí en Saltillo – señala la madre de Gael-  también nos interrogaron, cuando nos levantábamos temprano para ir a los ranchos los observábamos preguntando a los vecinos que si maltratamos al niño, que si lo queríamos, les decíamos que nosotros no teníamos nada, además del dolor de perder a Johan, todavía las autoridades estuvieron interrogando. Fue demasiada presión y a pesar de eso, los malos comentarios de la gente, pero también hay gente que hasta ahorita se toman el tiempo para mandarnos un mensaje de que sigamos adelante ya que un día encontraremos a Johan, eso es algo que te da mucha fortaleza”.

Ambos padres admiten que se encontraron muchas posibilidades; “que se cayó en una fosa, que se lo llevó un animal, comentarios así, sin embargo, al no tener un cuerpo del cuál despedirse, prefieren creer que él esté vivo, bien cuidado y quizás un día recuerde que está en el lugar equivocado.