Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Jueves 20 de Junio 2024
UnidadInvestigación
| | |

La IA y la Comunicación Humana: ¿aliada o enemiga?

No disponible

No disponible

05 de Junio 2024

JESSICA ROSALES

La inteligencia artificial (IA) está revolucionando la forma en que los seres humanos se comunican, interactúan y trabajan. Desde asistentes virtuales que responden preguntas hasta algoritmos que analizan grandes volúmenes de datos para personalizar experiencias, la IA está cambiando rápidamente el panorama de la comunicación humana.

Sin embargo, esta transformación trae consigo tanto beneficios como riesgos, planteando interrogantes sobre la ética, la privacidad y el futuro del trabajo de profesionales en diversas ramas.

Expertos en Comunicación nos dan un recorrido de la evolución que ha tenido, el papel de la mujer y sus beneficios, además de la importancia de utilizar las nuevas opciones sin dejar de humanizar nuestras actividades cotidianas.

Miguel Sánchez Maldonado, director de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAdeC y experto en nuevas tecnologías, señala que la IA ha permitido que las actividades cotidianas se automaticen, facilitando tareas y optimizando el tiempo para el descanso, la creatividad y con ello lograr interacciones humanas más profundas.

Explica cómo el avance tecnológico ha cambiado la percepción y representación de la realidad, incluso destaca cómo la inmediatez en otros momentos consistía en recibir respuestas después de varios meses y ahora se obtiene en segundos o microsegundos.

Comparte su experiencia educativa y laboral sobre la transición de lo analógico a lo digital, “Vivimos la fortuna de haber experimentado ambos mundos. Desde las máquinas de escribir y la edición de audio en carretes hasta la fotografía digital y la edición no lineal. Esta transición ha sido crucial para entender y aprovechar las herramientas digitales modernas”, relata.

La inteligencia artificial, aunque presenta desafíos, considera Miguel Sánchez que ofrece oportunidades significativas para mejorar la calidad de vida y fomentar una comunicación más rica y efectiva.

Y es que en la actualidad con herramientas como Alexa o Siri es posible manipular tareas como apagar o prender la luz, cambiar de canal de televisión o consultar algún dato por la red, incluso mediante aplicaciones móviles es posible realizar pagos o trámites a través para reducir tiempos y costos que implican hacerlo de forma presencial.

Otras herramientas como Canva pueden elaborar un diseño profesional sobre cualquier tema, Cap Cut edita y produce audios y videos; mientras que Chat GPT puede elaborar un texto inédito para cualquier situación.

“Vivimos en la cuarta revolución del conocimiento”

La comunicación humana ha evolucionado de manera significativa a lo largo de la historia. Según el historiador y académico Carlos Recio, esta evolución puede dividirse en varias etapas clave que han transformado nuestra forma de interactuar y transmitir información.

Explica que, en la prehistoria, la comunicación se basaba en sonidos y gestos, con los primeros humanos utilizando onomatopeyas para imitar los sonidos de la naturaleza.

“Al dar un salto a la Edad Antigua, encontramos que la escritura aún no existía, y la comunicación se realizaba a través de iconografías, como las usadas por egipcios y griegos. Los filósofos de esta época comenzaron a transcribir sus pensamientos, marcando el inicio formal de la historia de la comunicación con la escritura”, expone.

Durante la Edad Media, la comunicación fue dominada por la fe y la religión. Carlos Recio explica que en este periodo vio la unificación lingüística en gran parte de Europa, el norte de África y parte de Medio Oriente, con el latín dividió en dos variantes: el latín culto y el latín vulgar.

Con la llegada de la Edad Moderna, la primera revolución industrial en 1780 cambió radicalmente la comunicación. La comunicación en esta época también se vio influenciada por el poder político, con la imposición de lenguas oficiales en detrimento de otras.

El siglo XX introdujo el concepto del silencio como una estrategia de poder, utilizada por regímenes como el nazi y el fascista para ocultar sus atrocidades. Carlos Recio señala que 1945 marcó un punto de inflexión con el surgimiento de las Ciencias de la Comunicación en Europa, nacidas del pensamiento de que, si la guerra fue el silencio, la comunicación debería ser la paz.

A partir de 1969, con la tercera revolución industrial y el avance de la fabricación en línea, la comunicación comenzó a fluir más rápidamente, facilitada por la electricidad y los trenes.

“Hoy en día, vivimos en la cuarta revolución del conocimiento, caracterizada por la informática y la inteligencia artificial”, comenta tras destacar que la evolución de la comunicación humana refleja no solo avances tecnológicos, sino también cambios profundos en la sociedad y el poder.

Por ejemplo, en el tema de salud, el historiador asegura que los avances en nanotecnología y medicina podrían incrementar significativamente la esperanza de vida en los próximos 50 años.

Comparte que en la actualidad, la esperanza de vida en el país ronda los 80 años, pero se espera que en medio siglo las personas puedan vivir hasta 150 años gracias a los avances científicos, gracias a los avances de la tecnología.

“Nosotros a lo mucho 80 aquí en México y si acaso, pero está previsto que, con todos los conocimientos de nanotecnología y avances médicos, dentro de 50 años la gente va a poder vivir 150 años”, refirió.

Y es que este pronóstico se basa en investigaciones que sugieren la posibilidad de eliminar las células causantes de enfermedades crónicas como el cáncer y reemplazarlas con células nuevas.

Además, algunos filósofos europeos avanzados han planteado la idea de que, en un futuro no muy lejano, los seres humanos podrían ser prácticamente eternos. Como ya se dicho, la IA no solo transformaría la comunicación y la biología humana, impactaría a nivel global.

 

El papel de la mujer en la Comunicación y la IA

La evolución de la tecnología y la comunicación ha planteado nuevos desafíos y oportunidades para las mujeres, así lo considera Gabriela de la Peña, investigadora y académica de la UAdeC, quien comparte su perspectiva sobre cómo las mujeres han navegado estos cambios, destacando las características y habilidades únicas que han desarrollado en el proceso.

Subraya que, a diferencia de los enfoques tradicionales de competencia, las mujeres tienden a formar redes de colaboración y apoyo. “En lugar de competir de manera agresiva, buscamos establecer marcos justos para la competencia y, cuando es posible, preferimos colaborar y compartir experiencias”, explicó.

Una de las características más importantes que ha observado es la inclinación de las mujeres a buscar y ofrecer ayuda. “Es socialmente aceptado que las mujeres pidamos ayuda cuando no entendemos algo, lo cual nos permite aprender y adaptarnos más rápidamente a las nuevas tecnologías”, mencionó. Además, la búsqueda de seguridad cibernética es una prioridad constante, especialmente para proteger a los menores y a otras personas vulnerables.

Gabriela de la Peña también destacó la resiliencia de las mujeres adultas ante la presión social. “Las mujeres adultas han desarrollado una fortaleza para no ceder ante situaciones que consideran inseguras o inconvenientes, a pesar de las presiones externas”, dijo. Este rasgo es fundamental para navegar las complejidades de la comunicación digital y enfrentar problemas como el bullying y la violencia de género en línea.

 

Riesgos y desafíos

A pesar de sus beneficios, la IA también presenta riesgos significativos y uno de los principales desafíos es la propagación de información falsa.

El académico Miguel Sánchez destaca cómo la desinformación puede generar la polarización social y dañar la confianza en las instituciones. Además, el uso malintencionado de la IA para crear contenido falso plantea serios problemas éticos y de seguridad.

Otro aspecto crítico es el impacto ambiental y humano de la tecnología, como lo señala Gabriela de la Peña quien habla del costo de la extracción de minerales como el cobalto, utilizado en dispositivos electrónicos, que ha llevado a crisis humanitarias en lugares como la República Democrática del Congo. Este ejemplo ilustra la necesidad de un uso más consciente y ético de la tecnología.

Respecto a las profesiones y oficios, Miguel Sánchez, Carlos Recio y Gabriela de la Peña coinciden en que, aunque la IA facilita las tareas no remplaza al ser humano, ya que se requiere la sensibilidad y empatía que caracteriza las actividades, por lo que no sustituye la habilidad humana.

Es así que para aprovechar al máximo los beneficios de la IA y mitigar sus riesgos, es crucial fomentar una educación crítica y ética, a través de la formación en el uso responsable de la tecnología.

“Los ciudadanos deben ser capaces de evaluar la veracidad de la información y comprender cómo se generan los contenidos para evitar la desinformación y el abuso de la tecnología”, concluyó Carlos Recio.