Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Viernes 24 de Mayo 2024
UnidadInvestigación
| | |

Infancias en riesgo: los peligros de niños y adolescentes

No disponible

No disponible

30 de Abril 2024

JESSICA ROSALES

Aunque la familia debería ser el lugar más seguro para las infancias, estadísticamente el hogar representa el sitio más peligroso para niños y adolescentes, pues en casos de abuso sexual los agresores suelen ser familiares cercanos; le sigue la escuela en donde en ocasiones enfrentan acoso y discriminación; así lo consignba la Procuraduría de los Niños, Niñas y la Familia en Coahuila.

María Teresa Llaguno, titular de la Pronnif indica que suelen ser tíos, papás, padrastros y abuelos los agresores, personas cercanas en el círculo familiar, “cuando los niños ya no quieren convivir o visitar a alguna persona, debemos revisar esa alerta”, señala.

Con el fin de reducir estos riesgos, la Procuradora manifiesta que es prioritario empoderar a los niños, niñas y adolescentes para que identifiquen alguna situación que ponga en riesgo su intimidad y su integridad, y puedan prevenir ser víctimas, aunque insistió en que dicha carga no se le debe dejar por completo a los niños, pues son los adultos los que deben protegerlos.

Hizo un llamado a los padres de familia a no minimizar las expresiones y manifestaciones de alguna problemática que puedan dar un mensaje equivocado de que no serán escuchados por los adultos.

Por otro lado, indicó que generación tras generación se ha justificado al golpe y los tratos humillantes como una forma de educar; sin embargo, se trata de violencia que daña el desarrollo de la infancia.

Por ello, resaltó la importancia de una crianza positiva en la que prevalezcan métodos que respeten los derechos de los niños, y en los que quede fuera cualquier tipo de violencia.

“El castigo corporal no es válido, la nalgada o golpe además de que no está permitido, les estamos enseñando que la única manera de resolver los problemas es con violencia, les estamos enseñando a que no existen otros medios para poder llegar a entendimientos”, explica.

Aunque otras generaciones aseguran que la nalgada los hizo personas de bien y los ayudó en su formación. Al respecto, María Teresa Llaguno se cuestiona si con la ausencia de ese castigo corporal esas personas pudieran haber logrado una mejor versión de sí mismas.

“Van a ser nuevas generaciones que tienen que responder diferente a nosotros, porque el mundo hoy requiere de generaciones mucho más preparadas, porque las problemáticas que hoy viven son diferentes y llevan una gran carga emocional derivado de las redes sociales que nosotros no vivimos en el pasado”, expuso.

Abuso sexual, factor en los intentos de suicidio en niños: FGE

La problemática del suicidio afecta a todas las edades, pero preocupa que cada vez se presenten en edades más tempranas, pues en Coahuila se han registrado casos desde los 8 años.

De acuerdo con los diagnósticos psicosociales postmortem que realiza la Fiscalía General del Estado, gran parte de los casos de suicidios en niños y adolescentes vienen después de sufrir algún tipo de violencia, principlmente el abuso sexual.

Rosa Ofelia Sisbeles Alvarado, psicóloga forense, directora de la Unidad de Control y Gestión de la Fiscalía General del Estado, destaca que se hacen investigaciones con expertos que permitan conocer las causas y así establecer acciones para prevenir estos temas de salud pública y seguridad.

“Entre menos edad se tiene en las víctimas, más debemos comprobar que no haya una violencia sexual. A través de los estudios paidopsiquiatras y psicólogos han observado que tiene mucho que ver el suicidio con la violencia sexual que sufrieron los menores”, comenta.

Sisbeles Alvarado expone que es importante escuchar a los niños y respetar cuando no se sienten cómodos al expresar ciertas muestras de cariño a los adultos como es darles besos o abrazos.

“El suicidio tiene para su clasificación etapas, hay una idea suicida, un acto suicida y suicidio consumado, pero no es gradual, la impulsividad puede dar de una idea a concretar el hecho, por eso es muy importante ver indicadores o señales en niños que pudieran estar en riesgo”, señala.

En este sentido, habla de un cambio repentino de ánimo, dejar de comer, verlo deprimido u otras señales que puedan ser alertas y que no se confundan con etapas de la adolescencia.

Sobre la violencia que puede ejercerse contra las infancias, destacó que existe responsabilidad de la sociedad y aquellas personas que sean testigos de un hecho de este tipo y no lo denuncien se convierten en cómplices.

Necesario conocer protocolos de prevención en las escuelas: Karla González

Al ser la escuela el segundo sitio donde pasan más tiempo las infancias, el sector educativo solicita a los padres de familia establecer una coordinación integral para prevenir y evitar los peligros que pueden enfrentar.

Karla González, experta en el tema de aplicación de protocolos y atención a situaciones de riesgo, indica que existe parámetros que se deben de seguir para evitar el daño emocional o físico de los estudiantes.

Expuso que los padres no siempre entienden los protocolos y son los primeros que incurren en actos que no son formativos y que dan un ejemplo negativo, pero además ponen en estado de vulnerabilidad a sus hijos.

“Hay casos en donde los papás deciden concluir una relación de pareja y en la disputa por una custodia van y ventilan su situación familiar que pone a los hijos en el ojo de otros compañeros, perjudicándolos con posibles situaciones de acoso escolar, incluso en ocasiones protagonizan discusiones”, señala.

Y es que destaca que al momento de que los padres de un estudiante se agreden en las escuelas, visibilizan al menor en un entorno incorrecto que lo deja vulnerable y que afecta su desarrollo formativo en la institución educativa.

Sobre las peleas afuera de las escuelas, comenta: “La responsabilidad social la tenemos todos, la norma dice que, si ocurre algo afuera de la institución, los docentes y directivos no pueden intervenir ni sancionar porque ocurrió al exterior, pero si se tienen identificados a los estudiantes que protagonizaron un hecho, se activa un protocolo de prevención que involucra a los padres de familia y que, en ocasiones, implica solicitar el apoyo de algunas corporaciones de seguridad para contener alguna situación”.