Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Martes 20 de Febrero 2024
UnidadInvestigación
| | |

En nada, quedó rescate en Pasta de Conchos

No disponible

No disponible

20 de Febrero 2023

A 17 años de la tragedia, los deudos se sienten defraudados, con las manos vacías y las promesas en el aire

MOISÉS SANTIAGO H

Elvira Martínez Espinosa se quedó con las manos vacías hace 17 años, su esposo Jorge Bladimir Muñoz Delgado entró a la Mina 8 de Pasta de Conchos en un grupo de 73 mineros, el es parte de los 65 que jamás regresaron.

En este aniversario luctuoso, los deudos se sienten defraudados, pues los trabajos del supuesto rescate producto de una promesa presidencial se han detenido a 20 meses de que expire su sexenio.

Elvira, al igual que cada año, recordó cómo en la madrugada del 19 de febrero de 2006 la mina 8 de Grupo México fue noticia internacional. Una explosión por acumulación de gas metano había sepultado a 65 de los 73 mineros que ingresaron a sus entrañas.

Solo dos cuerpos fueron rescatados y 63 siguen bajo tierra. Los deudos esperaban que un rescate les diera al menos, una  sepultura digna.

A cuatro meses del siniestro, se rescató a uno de los 65 hombres sepultados en la mina; el 23 de junio de 2006 Felipe de Jesús Torres Reyna, de 49 años de edad. fue encontrado prácticamente en la entrada; según el dictamen médico forense murió quemado por la onda expansiva.

Casi un año después, el 1 de enero de 2007, rescataron el cuerpo de José Manuel Peña Saucedo, originario de Paláu y ubicado a unos 100 metros de profundidad a la altura del primer derrumbe. Y eso fue todo.

Se derrumbó la esperanza

La esperanza de que seguiría el rescate de los demás mineros atrapados, se derrumbó ante la declaratoria oficial de la muerte de los 65 mineros.

Ni la empresa Industrial Minera México perteneciente al Grupo México, dirigida por Germán Larrea ni las autoridades siguieron adelante con la búsqueda. En 2020 el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió que el rescate seguiría. Pero fueron promesas incumplidas.

La llamada 4T canceló el rescate el 24 de noviembre de 2022. Los deudos mantienen una protesta en el llamado antimonumento en Paseo de La Reforma en la Ciudad de México. Ahí una jaula con 63 cascos almacenados en ella, representan a los mineros caídos, y este año se colocaron diez cascos más en memoria de los trabajadores atrapados en la mina el Pinabete.

La decepción y la angustia es lo único que arropa a los deudos ante una promesa incumplida.

“Cargamos mucha decepción, tristeza, enojo e impotencia porque al final de cuentas nos dejaron solas con una promesa, porque el presidente dijo que cada seis meses estaría aquí con nosotros y ya no volvió”, señala Elvira Martínez.

Con el sexenio próximo a terminar, la viuda demanda al menos una explicación.

“Para mi la esperanza es nula, hay gente que a lo mejor se aferra a ver noticias favorables, pero técnicamente es muy difícil”, lo que ha generado que las viudas no siempre estén de acuerdo entre la construcción de un mausoleo en reclamo a que el gobierno violentó sus compromisos por lo mantendrán un paro en la construcción del monumento que se está realizando en las afueras de la mina.

Los deudos, aseguran,  nunca pidieron que se construyera el mausoleo, fue algo que el presidente impuso pero no fue el acuerdo: las familias lo que quieren es que continúe el rescate. y que intervengan expertos en minería y no la Comisión Federal de Electricidad quien a su vez subcontrató empresas del ramo civil sin conocimientos de minería.

”Ya perdí la esperanza, solo nos han engañado y mentido con un discurso diferente que parecía muy certero, pero fue un engaño tras otro, estamos decepcionados”, insiste Elvira,

A nombre de todos los deudos, Elvira señaló que familias  no han cesado en su demanda para  que se rescaten los restos de los mineros,   que se investigue y finquen las responsabilidades legales correspondientes contemplando  que hubo varios responsables.

El Estado Mexicano también es responsable

Tras haber agotado todas las instancias judiciales en México –en las que vieron un rotundo rechazo con una clara falta de interés jurídico para reclamar el rescate o el castigo a los responsables-, las familias se vieron obligados a ir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en febrero de 2010 para presentar el caso, acompañadas por el Centro Prodh, el Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal) y la Organización Familia Pasta de Conchos, señaló Espinoza Martínez.

Ahí acusaron al propio Estado mexicano porque también es responsable por la inefectividad de  las inspecciones laborales realizadas y para sustentar esto se han presentado pruebas suficientes demostrando una demora injustificada y falta de debida diligencia en esclarecer y sancionar estos hechos.

La viuda de Jorge Bladimir Muñoz señaló que es clara la postura del Estado ante el organismo interamericano, puesto que siempre han tratado de minimizar el caso de Pasta de Conchos al pedir que  se declarase inadmisible puesto que las y los peticionarios contaron con diversos recursos internos para buscar justicia durante una lucha que a durado 17 años sin poder conseguir un rescate.

Elvira Martínez Espinoza junto al resto de los deudos reiteró: “Para mí la esperanza es nula, técnicamente el rescate ya es muy difícil, buscamos expertos en el tema y nos han dado su opinión y no es nada alentador, se nos debe una explicación por parte del Gobierno Federal de que fue lo que pasó, pero nadie nos ha dicho nada al respecto, el monumento se para hasta que no nos digan otra cosa”.

Reiteró que el mausoleo no es a petición de los deudos, fue el mismo gobierno que impuso la idea aún en contra de las peticiones de las familias porque todos los deudos exigen el rescate antes que otra cosa.

Para concluir dijo: “Lo único que nos queda es que la Comisión Interamericana dijera algo, espero que pronto tengamos alguna comunicación para saber que más podemos hacer, por lo tanto sin rescate no hay memorial”.

 

 

FRASE

“Cargamos mucha decepción, tristeza, enojo e impotencia porque al final de cuentas nos dejaron solas con una promesa, porque el presidente dijo que cada seis meses estaría aquí con nosotros y ya no volvió”,

Elvira Martínez, viuda