Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Lunes 26 de Febrero 2024
UnidadInvestigación
| | |

Así se enteraron en la Villa de Santiago del movimiento de Independencia

ocumentos del Archivo Municipal. Foto: Leslie Delgado

ocumentos del Archivo Municipal. Foto: Leslie Delgado

15 de Septiembre 2023

LESLIE DELGADO

A 13 días de que el movimiento de Independencia iniciara, la antigua villa de Santiago del Saltillo y San Esteban de la Nueva Tlaxcala ya estaban al tanto de que unos insurrectos se habían levantado en armas la madrugada del 16 de septiembre de 1810. 

En esos momentos se desarrollaba la tradicional feria, donde los mercaderes comenzaron a esparcir el rumor del grupo rebelde liderado por el cura Miguel Hidalgo.

De acuerdo a un escrito resguardado en el Archivo Municipal de Saltillo con fecha del 28 de septiembre de 1810, la Real Provisión ordena se dé aviso y castigue cualquier movimiento insurgente. 

Dos días después, el 30 de septiembre la Corporación municipal instruyó: “Se acuerda dotar al vecindario y comercio de las armas y municiones que se tienen en existencia para evitar alguna insurrección y tomar las providencias necesarias para la defensa de esta villa”.

Al respecto, el Coordinador de la Hemeroteca del Archivo Municipal, Ernesto Terry Carrillo abonó a estos datos históricos, mencionando que la seguridad de la villa fue reforzada con rondines, además estaban en alerta sobre el ingreso de cualquier extraño.

“Para el día 29 de septiembre el Cabildo ya empieza a tomar las primeras medidas ante la posible llegada de estos insurrectos que representaban una amenaza, recordemos que en esa época los puestos eran vendibles, entonces varios funcionarios de la administración municipal los habían adquirido, pero eran españoles peninsulares y se enteran de que hay un movimiento armado ante la posible amenaza que pudieran desplazarse hasta acá coincide con la Feria de Saltillo por eso se enteraron tan rápido”, relató.

Para que al caer la noche no los tomaran desprevenidos, se indicó a los antiguos habitantes alumbrar la pequeña ciudad con velas de cebo, además de vigilar a toda persona que llegara de otra latitud para que no propagaran ideas subversivas entre los pobladores.

“Crearon un cuerpo de vigilancia y los comerciantes aportan una cantidad de dinero para hacer un grupo de 15 a 20 hombres para vigilar totalmente la villa, todas estas medidas se implementaron para tener un control.

“Ya con el transcurso de los meses se enteran de que sí vienen los insurgentes hacia el norte para comprar armas en la frontera, pero esas medidas precautorias fueron insuficientes”, recalcó.

Tras las paupérrimas disposiciones que el ayuntamiento aplicó, el 6 de marzo de 1811 en la madrugada llegó a Saltillo, Coahuila don Miguel Hidalgo y Costilla, después de haber salido desde Zacatecas, acompañado de Fray Gregorio de la Concepción, hospedándose en la casa que fuera de don Manuel Royuela, ubicada hoy en el cruce de Hidalgo y Aldama.