Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Martes 26 de Octubre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Las estrategias operativas, para articular la comunicación de los presidentes populistas de América Latina

Rubén Aguilar. Foto: Especial

Rubén Aguilar. Foto: Especial

12 de Agosto 2021

RUBÉN AGUILAR VALENZUELA

Semanas atrás en la Revista Etcétera analicé la estrategia de comunicación y el discurso de los presidentes populistas de América donde identifico a nueve: En América del Norte al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (67). En Centroamérica a Daniel Ortega (76) y Rosario Murillo (70), presidente y vicepresidenta de Nicaragua y a Nayib Bukele (39), presidente de El Salvador.

En América del Sur a Nicolás Maduro (58), presidente de Venezuela; Jair Bolsonaro (65), presidente de Brasil; Alberto Fernández (62) y Cristina Kirchner (68), presidente y vicepresidenta de Argentina; y a José Pedro Castillo (52), presidente de Perú. En términos de las estrategias operativas que adoptan no existen diferencias significativas.

El análisis muestra que en este campo es donde la coincidencia es más evidente y clara. En todos los casos, no importa si son de derecha o izquierda, es el fundamento de la articulación de su estrategia de comunicación y del discurso, pero también de su manera de hacer política. Las estrategias operativas que comparten y son:

  • Presentarse como antisistema, pese a que todos han sido siempre parte del sistema político de sus países.
  • Capitalizar a su favor la indignación ciudadana frente a la corrupción de los gobiernos anteriores y ante los altos niveles de inseguridad en sus países.
  • Proponerse como la única solución a los grandes problemas del país. Plantarse como mesías salvadores.
  • Asumirse como los únicos y verdaderos representantes del pueblo. Son su encarnación.
  • Hacer referencia continua a Dios y la Biblia como sustento de su política. Acercarse a los grupos evangélicos más conservadores.
  • Polarizar a la sociedad con un discurso maniqueo de buenos y malos. Se promueve la confrontación entre los de “arriba” y los de “abajo”.
  • Crear siempre enemigos. Se les acusa de atentar contra su persona o proyecto. Son indispensables en la construcción de su narrativa.
  • Valerse de la mentira o verdades a medias. Se tienen otros datos. Construir una realidad alterna a la que realmente es.
  • Descalifican y minimizan a los otros poderes del Estado y a los órganos autónomos. Utilizar las instituciones del Estado, para investigar y golear a sus adversarios.
  • Hacer uso constante de la historia Patria, la que se aprendió en los libros escolares. Citar continuamente a los héroes oficiales.
  • Agredir de manera sistemática a los medios y periodistas que no piensan igual que ellos y que no apoyan su proyecto.
  • Utilizar mecanismos, para tener una comunicación directa con su base social y simpatizantes. Uso intensivo de las redes sociales.
  • Dirigirse solo a su base y simpatizantes. Decirles lo que éstas quieren oír. Los demás no existen.
  • Promover el culto a su personalidad a través de múltiples mecanismos.
  • Presentarse como víctima de un posible golpe de Estado cuando tienen el control del Ejército y todos los poderes.
  • Culpar al pasado de todos los males. No hacerse responsables de las consecuencias de sus actos.
  • Asumirse como moralmente superiores a los que consideran sus enemigos.
  • Relativizar la ley y ponerse por encima de la Constitución. Ellos son sus únicos intérpretes válidos.
  • Proponerse siempre estar presente en los medios. Es clave en su estrategia de comunicación y en el conjunto del proyecto.

Twitter: @RubenAguilar