Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Martes 23 de Julio 2024
UnidadInvestigación
| | |

Dobleces

Voces

Voces

03 de Junio 2024

El trono de San Jerónimo 

Israel Mendoza Pérez

@imendozape

Ante la alta posibilidad de no ser ratificada por un periodo extra de cinco años, al frente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Rosario Piedra Ibarra, tiene, un grupo interesado —que gravita a su alrededor— en llegar al trono de San Jerónimo; fungir como aliado y encubrir la serie de anomalías cometidas desde la Secretaría Ejecutiva, encabezada por Francisco Estrada.

Hilda Téllez Lino, directora de la Tercera Visitaduría está lista para contender por el cargo de ombudsman nacional, pero con el apoyo de Martí Batres Guadarrama, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Su estrategia está sustentada en el grupo político al que pertenece desde que trabajó en la comisión de derechos humanos de la Ciudad de México.

Sin embargo, también en la CNDH comenzó a tejer una serie de acuerdos y favores con el objetivo de cimentar su imagen favorable al interior de la comisión. A finales del año pasado, se descubrió que la directora de la primera visitaduría Claudia Franco Martínez metió su hermana en la Tercera Visitaduría a través de un acuerdo con Hilda Téllez Lino

Resulta que Laura Franco Martínez, la hermana que entro por palancas, aparece en el directorio de la comisión como visitadora con lo que se comenzó a permitir nepotismo y tráfico de influencias. 

Hilda Téllez Lino tiene influencia, ya que de octubre de 2015 a diciembre de 2016, ocupó el puesto de directora en la Primera Visitaduría General, bajo las órdenes de González Pérez e Ismael Eslava, describiendo en su perfil público que: desarrolló la conducción de un equipo de visitadoras y visitadores adjuntos en la dirección del trámite de quejas de casos de violaciones a los derechos humanos atribuidos a la Procuraduría General de la República. Ahora a través de la Jefatura de Gobierno, busca acomodarse en el mayor cargo. Por ello es que ya entró a la lucha interna por la presidencia de la CNDH. 

En la actualidad, la CNDH se encuentra en una situación de choques internos. Ya que hay una parte de los integrantes del círculo cercano a Rosario Piedra que ven lejana la ratificación por cinco años más en la comisión. Mientras que otra parte ya configuran un nuevo grupo para encubrir las fallas de la administración rosarista.

Por otra parte, la necesidad de darle continuidad, pero con un equipo base distinto es el que encabeza Téllez Lino. Ella no tiene empacho en manejar un grupo de incondicionales para promover los logros políticos de Martí Batres Guadarrama, secretario de gobierno de la CDMX. Lo negativo no es pertenecer a un grupo político, toda la cuatroté se encuentra inmersa en distintas facciones y grupos políticos. Lo cuestionable es utilizar el cargo público para favorecer a su grupo político.

El activismo político de Téllez Lino ya es de dominio público en los pasillos de la comisión y dentro de la Tercera Visitaduría. Su presencia mediática con Batres Guadarrama y con funcionarios del gobierno de la ciudad es una constante. No se circunscribe al trabajo institucional. Eso ya quedó rebasado. Ella se asume como parte de un proyecto con miras noviembre de este año.