Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Martes 23 de Julio 2024
UnidadInvestigación
| | |

Convicciones

Rubén Aguilar Valenzuela. Foto: Especial

Rubén Aguilar Valenzuela. Foto: Especial

13 de Junio 2024

Cristo nuestro hermano

Rubén Aguilar Valenzuela

 

El teólogo Karl Adam (Pursruck, 1876 – Tubinga, 1966) en 1926 publica por primera la versión alemana de Christus unser Bruder, que en 1939 se publica en español como Cristo nuestro hermano.

 

En esta obra hace una exposición del modo que los cristianos, en particular los católicos, deben de vivir su relación con Cristo. Leí la versión en español que publica la Editorial Herder en 1958.

 

Se incluyen textos ya publicados; las conferencias El amor de Jesús y la Anunciación y los artículos Cómo llega el hombre a Cristo y Por qué creo en Cristo.

 

Adam, un renovador de la teología antes del Vaticano II, dice que esta obra tiene como objetivo “facilitar una comprensión más profunda de Cristo y del cristianismo”.

 

A partir de los trece capítulos del libro se proponen trazar el camino de los creyentes hacia Cristo e iluminar con nuevas ideas y reflexiones esa gran tarea.

 

El autor de 1919 a 1946 fue profesor de la cátedra de teología dogmática de la Facultad de Teología Católica de la Universidad de Tubinga, Alemania.

 

Los capítulos en los que se estructura la obra son: Jesús y la vida; La oración de Jesús; El amor de Jesús; Por Cristo nuestro Señor; La palabra redentora de Cristo; La obra redentora de Cristo; El camino a Cristo; Cómo llega el hombre a Cristo; Por qué creo en Cristo; Ven Espíritu Santo; Anunciación; El sacerdocio católico; Hermanos, permaneced fieles a la tierra y Hacerse santos.

 

De sus trabajos de divulgación teológica se reconoce su sentido de la historia, la profundidad de su pensamiento al tiempo que su capacidad para presentar en un lenguaje sencillo, al alance de todos, temas complejos.

 

Su teología causó alguna preocupación en el Vaticano, aunque sus posiciones nunca estuvieron en entredicho, de hecho, su obra influyó de manera notable en la formación del clima ecumenista del Concilio Vaticano II (1962-1965).

 

Antes de publicar Cristo nuestro hermano (1926) ya en 1924 había dado a conocer La esencia del catolicismo (Das Wesen des Katholizismus), obra que lo proyecta a nivel internacional.

Es considerada como un clásico del siglo XX, en el campo católico, donde se expone con fuerza una profunda visión de la teología de la doctrina del Cuerpo Místico de la Iglesia.

 

Dentro de su muy amplia obra destacan Jesucristo (Jesus Christus, 1933), tratado sobre las pruebas de la divinidad de Jesús de Nazaret.

 

Después de la Segunda Guerra Mundial publicó Una Sancta in katolischer Sicht (1947), dedicado al tema de la unión de los cristianos, y El Cristo de la fe (Der Christus des Glaubens, 1954), exposición renovada de la cristológica católica.

 

Cristo nuestro hermano

Karl Adam

Editorial Herder

Barcelona, 1958

  1. 269

@RubenAguilar