Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Domingo 19 de Mayo 2024
UnidadInvestigación
| | |

Panteón de San Antonio, un cementerio en vías de la dignificación histórica

Foto: Leslie Delgado

Foto: Leslie Delgado

02 de Noviembre 2022

Además de ser un espacio donde hay restos de diversas familias extranjeras asentadas en la región, destaca la presencia de niños “momificados”

LESLIE DELGADO

Lo ecléctico y lo antiguo se fusionan en el Panteón de San Antonio, uno de los cementerios más antiguos de Coahuila, que se ubica en Parras de la Fuente.  

De fachada sencilla, el camposanto conserva desde 1825 -fecha en que fue abierto- mausoleos de los personajes más acaudalados de la época siendo la mayoría familias extranjeras que llegaron a tierras parrenses atraídos por el boom de la viticultura, la industria textil y el comercio que comenzaba a gestarse por aquellos años.

Foto: Leslie Delgado

Ahí se encuentran integrantes de familias alemanas, como Nancke, Koening, Orterlott, Kues y Hagelsier; irlandesas, como Beggs y Prince; italianas, como Nicollieli y Centrángolo: francesas, como Marchand y Lajous: palestinas, como Batarse y Kabande; Chapman y Schmid entre las inglesas: griegas, como Milonás y Xinogalas, así como gran cantidad de españolas.

De acuerdo a los textos de Cynthia Villarreal y Elvia Morales, este panteón surgió tras la propagación de epidemias por lo que los primeros camposantos resultaron insuficientes para enterrar a los difuntos.

“Ubicado al poniente de la ciudad, en la calle del mismo nombre, entre las calles Andrés S. Viesca y Ponciano Arriaga, el acceso es un sendero principal flanqueado por hileras de pinabetes centenarios. 

Foto: Leslie Delgado

“Desde su fundación, el panteón se dividió en seis tramos que se delimitaron en líneas rectas imaginarias de oriente a poniente: cada una de esas áreas está señalada con una placa, algunas de ellas incrustadas en el muro oriente. En los primeros tramos, al lado sur al fondo del panteón, se sepultaba a las personas más adineradas de la época: hoy en día esto se puede confirmar con las tumbas monumentales y por lo que se lee en las insignias divisorias.”

A lo lejos sobresalen grandes cuerpos piramidales y cúpulas, parece que entre más alto es el mausoleo, más adinerados eran los difuntos cuyos restos ahí descansan.

Foto: Leslie Delgado

Los expertos consideran que la arquitectura de las tumbas no tiene un estilo definido, sino una combinación de tendencias nacionales e internacionales. 

Las estructuras de un solo cuerpo (las correspondientes al siglo xx) tienen, en su mayoría, una estructura robusta y rectangular simple, sin adornos con espacio para dos cuerpos como máximo.

 

Arquitectura ecléctica

Se puede observar también que se utilizó pintura a base de cal pues aún se aprecian restos pintados en colores azules, verdes y rojo óxido de esta misma época, es notorio un tipo más sencillo, a ras de piso, donde solamente sobresale una cabecera de adobe en forma piramidal que en su centro alberga una cruz de madera.

“El panteón tiene mausoleos muy característicos de la arquitectura extranjera, ni siquiera nacional y son muy bonitos, diferentes a los que hay usualmente porque en Parras hubo mucho extranjero, es decir a finales del siglo 18, principios del 19 donde se tuvo la fortuna de que fueron a invertir por invitación de don Evaristo Madero (…), hay muchos mausoleos que tienen todavía los apellidos extranjeros y se tiene la certeza de quiénes son los que están ahí y a la fecha sigue estando en uso para enterrar difuntos”, expuso el delegado del INAH en Coahuila, Francisco Aguilar. 

Foto: Leslie Delgado

Sin embargo con el paso del tiempo a lo largo de estos casi 200 años de existencia, el camposanto ha sido olvidado por los parrenses, a tal grado, de que se tuvieron reportes de saqueos de tumbas y vandalización, aunado a la falta de mantenimiento del antiquísimo espacio causaron que por mucho tiempo permaneciera en el descuido; hasta que el ayuntamiento encabezado por el alcalde, Fernando Orozco en coordinación con el INAH en el estado, buscaron recuperar el cementerio para convertirlo en un atractivo turístico cultural, por lo que actualmente están a dos meses de que el Cabildo de Parras apruebe un proyecto de recuperación e intervención social.

“Aquí la idea dentro de este plan de manejo y reglamentación son temas de conservación, visitas controladas, el atender las tumbas que ahí, hay que ser meticulosos porque aún existen muchos deudos, ya hicimos un acercamiento con ellos y se está preparando un proyecto muy interesante”, detalló el funcionario. 

 

Llevan juguetes para los pequeños difuntos

De este modo también pretenden continuar con tradiciones antropológicas que surgieron por iniciativa de los visitantes y deudos al notar que se encontraban infantes enterrados, incluso, algunos de ellos con un proceso de momificación natural propio de la región. 

Foto: Leslie Delgado

“Los días del niño va gente, lleva carritos y juguetitos a las tumbas de donde se sabe que hay infantes, en navidad igual hay veces que se les ponen veladoras entonces sí se ha vuelto un tema que también lo tenemos que meter dentro del plan de manejo: el no romper con esas tradiciones que vienen de más de 100 años y que han pasado de generación en generación y la intención es poner un manifiesto de impacto social, que la gente conozca que es un patrimonio que nadie se los va a quitar y se le va a seguir respetando tanto a los deudos como a las tradiciones dándole un enfoque cultural”, finalizó.

En vías de convertirse en un museo-panteón, el delegado del INAH exhortó a los visitantes a respetar el cementerio, para que la preservación del espacio pueda continuar y consolidarse como un atractivo turístico más que se ofrece en el pueblo mágico.