Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Lunes 19 de Octubre 2020
UnidadInvestigación
| | |

La crueldad como protagonista: los antihéroes del séptimo arte

No disponible

No disponible

19 de Octubre 2020

Escenas cargadas de ira, abusos, agresiones, venganzas … y muertes. Son tan populares y recordadas por los cinéfilos que, el casino en línea Betway, ha realizado un ranking poniendo en valor las características de estos afamados antihéroes.

En, al menos cinco películas de las más vistas y ponderadas desde los años 70 hasta el 2019 dos alcanzan el nivel 2 de esa clasificación. Son Deadpool, en la piel de Ryan Reynolds, y Taxi Driver con el legendario Travis Bickle personificado por Robert de Niro. La primera data del 2016 y la segunda vio la luz en la gran pantalla 40 años antes, gozando aún de una aceptación inalterable por parte del público.

Deadpool derrocha simpatía en medio de una sed de venganza, a raíz de un procedimiento médico, y Bickle quiere hacer justicia a su manera en Nueva York, ciudad de contrastes, abusos y dolor.

Un nivel de crueldad grado 3 exhibe el enigmático, inestable y, por demás, “encantador” Guasón. La risa constante y sus acompasados bailes son la delicia del público que se deja seducir por el cine de suspenso, del terror. Joker, el del consagrado Joaquin Phoenix, es un antihéroe incomprendido y amado a la vez.

Al umbral del nivel 4 de la crueldad llega Alex Delarge, el polémico personaje que Malcolm McDowell dio piel, voz y fuerza histriónica para la cinta Naranja Mecánica, estrenada en la década de los años 70.

Un villano adolescente que paró tras las rejas y quedó, luego de una terapia para aborrecer la violencia, en un ser que fue blanco, ya fuera de la prisión, de las agresiones de aquellos a los que él vejo.

Y el rey de la crueldad, con sus bien ganado cinco puntos de maldad es el psiquiatra más odiado del cine: Hannibal Lecter

A sus anchas, al menos en El Silencio de los Inocentes, el personaje que redundó en Óscar para Anthony Hopkins, lleva al público del encanto a las más dramáticas imágenes de terror. Difícil de superar son las escenas donde se le ve, realmente, comer con gusto de carne humana. Este caníbal hace de esos repulsivos momentos, verdaderos rituales que marcaron al cine de terror.