Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 20 de Octubre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Organismos de la Iniciativa Privada

Pedro Fuentes. Foto: Especial

Pedro Fuentes. Foto: Especial

04 de Octubre 2021

PEDRO FUENTES

En la Región Sureste de Coahuila existen, como en casi todo el país, grupos de empresarios organizados para la defensa de sus intereses y –supuestamente– también los de la comunidad. 

Esta es una labor loable que muy pocos logran concretar, aunque existen ejemplos de quienes lo están haciendo de forma ordenada y sistemática.

Los organismos del sector privado se especializan por ramas de actividad. La Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) aglutina a los que, con materias primas diversas y después de un proceso industrial, logran obtener un producto final.

La Cámara Nacional de Comercio (Canaco) reúne a los comerciantes y por lo tanto en la mayoría de las veces es la más ruidosa y complicada. El universo de los que compran y venden artículos y mercancías es prácticamente infinito por lo que sus demandas y pretensiones son muy intensas. 

La Cámara Nacional de la Industria y Promoción de la Vivienda (Canadevi) es de los constructores y desarrolladores de la vivienda y la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) de los restauranteros y aquellos dedicados a la industria de alimentos y bebidas.

Existen otros organismos de menor relevancia que pretenden representar a todos los empresarios como institución coordinadora superior. Entre ellos está la Unión de Organismos Empresariales de Saltillo (UOES) y la Unión Social de Empresarios Mexicanos (USEM), que ya no hace el ruido que acostumbraba. 

Están también la Asociación de Industriales y Empresarios de Ramos Arizpe (AIERA), que se encuentra en una etapa de letargo desde hace tiempo y que refleja pérdida de rumbo, además del Consejo Cívico de las Instituciones.

Pero definitivamente la cúpula de todos ellos es la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Durante mucho tiempo la mayoría de estas agrupaciones se han dedicado a la crítica sistemática del gobierno para hacer sus propuestas y marcar sus diferencias ante cualquier autoridad. Sin embargo, no siempre son eficaces, ya que se percibe una deficiente estrategia de comunicación dirigida a la comunidad.

Dos casos ejemplifican cómo se pueden tener organizaciones efectivas y que logren conectar con la comunidad. En primer lugar Carlos Salazar Lomelí, quien fuera dirigente nacional de la COPARMEX y Claudio X González en Mexicanos Primero, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad y “Si, Por México”.

Al primero le tocó enfrentar los embates de la llamada Cuarta Transformación en la persona del Presidente y el segundo, desde hace tiempo sortea los ataques del poder político y su fuerza mediática.

Hace algunas semanas Claudio X González se reunió en Saltillo con representantes de las cámaras, con algunos rectores de universidades y empresarios de primer nivel, en donde les habló de estrategias y “recetas” para mejorar su efectividad en materia política, pero haciendo énfasis en algunos temas como el Sistema Anticorrupción.

Propuso cuatro grandes líneas:

  1. Investigación Aplicada. Al presentar una inconformidad o denuncia, se debe conocer el asunto a profundidad ya que el diagnóstico y la exigencia no son suficientes; la crítica debe ser debidamente sustentada. Siempre debe haber una propuesta.
  2. Investigación Periodística. Sin un sistema de información para la comunidad, debe procurarse un contrapeso social con recursos propios o utilizando medios de comunicación independientes. Hay que buscar siempre analizar el contenido de la información, no solo dar la nota
  3. Litigio Estratégico. En el caso de denuncia apoyarse en abogados de prestigio simpatizantes para poner a trabajar al Poder Judicial con denuncias y expedientes muy bien integrados además de un “marcaje personal” al Poder Legislativo con solicitudes y peticiones formales.
  4. Movilización y Comunicación. Estar constantemente presente ante la comunidad, ya sea en medios tradicionales o en redes sociales.

Así pues, se podría asegurar que muchos empresarios han carecido de una visión más amplia del momento en que se encuentra México, lo que se ha traducido en esfuerzos pobres a la hora de contrarrestar los embates de esta Cuarta Transformación.

Queda la impresión de que a muchos de esos empresarios no les ha quedado claro que el presidente Andrés Manuel López Obrador no representa un cambio de sexenio, sino un cambio completo de régimen.

Y en eso muchos han preferido hacerse de la vista gorda y continuar como si nada sucediera.

¿Complicidad? ¿Indiferencia?… lo cierto es que hay empresarios que les queda la famosa frase que dice: “Para Bailar un tango, se necesitan dos”.