Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Martes 07 de Diciembre 2021
UnidadInvestigación
| | |

No robar, no mentir, no traicionar

Foto: Especial

Foto: Especial

24 de Noviembre 2021

JULIÁN PARRA IBARRA

Los mandamientos básicos de la autoproclamada 4T son no robar, no mentir, no traicionar, y cuando estos tres factores se juntan, debe ser algo así como un pecado capital, en el que ha incurrido el florero secretario de Salud federal, Jorge Alcocer, según se ve en el video en el que fue exhibido diciendo que hay indicios de una cuarta ola de contagios de Covid 19 en México, pero que no quiere que esa información llegue a la prensa, a la que calificó, sin el menor rubor, en distorsionadores de la verdad.

El mediocre funcionario público le ha robado no solo la tranquilidad, sino la salud y hasta la vida a muchísimos mexicanos, con sus actitudes irresponsables y valemadristas como responsable de la salud en este país. Miente cuando dice de los indicios que sabe que existen de lo que se viene, pero que quiere mantenerlos ocultos para que la prensa no los publique. Y traiciona, más allá de la responsabilidad que tiene como secretario de Salud, al pueblo de México, muchos de los cuales confían en quienes se supone que son responsables y manejan el tema de la pandemia.

Alcocer es quizá el secretario más florero de todo el gabinete, otra era doña Olguita Sánchez Cordero, a quien le hicieron un favor al mandarla de regreso al Senado, donde retomó la tranquilidad ¿por cierto alguien sabe algo de ella, que hace rato que la traigo perdida del radar?

Pero el caso de Alcocer es patético, porque en todo el tema de la pandemia siempre ha estado bajo la sombra de quien se supone que es su subordinado, Hugo López Gatell, a quien cuando se trata de premiar se lo llevan a pasear a los Estados Unidos o lo envían a Sudamérica. Pero cuando se trata de aplicar regaños, jalar orejas y exhibir como ineptos, entonces se recurre a la figura del secretario.

Desde el inicio de la actual administración se generó un agudizamiento del desabasto de los medicamentos, de todo tipo, para niños y personas con cáncer, para los infectados de VIH, con el argumento de que había corrupción –ya sabe, el tema favorito- con los laboratorios y fabricantes de éstas.

Tres años después, el Presidente se dio cuenta de lo que provocó, pero el jalón de orejas fue para Alcocer y Juan Ferrer, del INSABI, a quienes dijo que no quiere volver a oír que hay escasez de medicamentos, y que no hay ninguna excusa para que eso se siga dando. Ya la frase anda tan de moda que no me puedo sustraer de aplicarla: ‘Tengan para que aprendan’.

 

@JulianParraIba