Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Domingo 05 de Diciembre 2021
UnidadInvestigación
| | |

¡Mucho ojo!

Foto: Especial

Foto: Especial

18 de Noviembre 2021

HUGO DÍAZ AGUILERA

La detención de una joven mujer identificada como la wera en Melchor Muzquiz, Coahuila que presuntamente pertenece a un grupo delictivo para el que pretendía reclutar jóvenes para emplearlos como delincuentes en Zacatecas deja en claro que el mal no descansa y de manera permanente quiere integrar a sus filas a personas que les sirvan en sus actividades ilícitas.

Las organizaciones delictivas tienen diversas estrategias para engrosar sus grupos y seguir conquistando plazas. Las estrategias van desde el ofrecimiento de grandes cantidades de dinero y poder, hasta el secuestro de jóvenes para que forzados se integren sí o sí a esas organizaciones criminales.

Se ha comentado que una de esas estrategias la realizan a través de contactos en redes sociales y videojuegos, siendo el más recurrido el free fire, pues ahí detectan chavos con afición a las armas de fuego y los consideran más fáciles de reclutarlos e incluir en sus filas.

En estos días me abordó una madre de familia que se encuentra angustiada porque su hijo, un joven de 20 años de edad tiene planeado visitar Guadalajara próximamente con la intención  de acudir con su “novia” a una boda en aquella ciudad tapatía.

Se trata de un joven trabajador de una maquiladora de la localidad que comenzó a contactarse con esta chica presumiblemente estudiante de la carrera de Psicología de la Universidad de Guadalajara. Los jóvenes solo han tenido contacto por redes sociales, la madre del joven aunque ha insistido, no ha podido platicar con la mamá de la joven, ni tampoco con el padre. La chica le ha ofrecido que platique con su padre para que corrobore que la relación va en serio, pero dicho acercamiento no se ha logrado.

La preocupación de la madre del joven es entendible y justificable, su hijo no conoce cómo moverse en un aeropuerto, no tienen a ningún conocido o familiar en Guadalajara, desconocen la dirección donde vive la chica, además, los recursos económicos del joven no son bastos para un viaje de esa naturaleza.

Ha sido tanta la insistencia de la joven para que el chico la visite que incluso le ofreció que podría quedarse a dormir en su casa; el joven ya le dijo a sus padres que con o sin permiso de ellos él realizará el viaje pues siente haber conocido al amor de su vida.

Los padres del joven están divorciados, sin embargo juntos han tratado de persuadir al joven de ese viaje pues piensan que el chico es una potencial víctima de alguna organización criminal que pretende reclutar jóvenes e integrarlos a sus filas, la respuesta del chico sigue siendo la misma: ”haré el viaje con o sin el permiso de ustedes”.

Los hermanos del joven-mayores que él- se remiten a decir que su hermano sabe lo que hace que ellos no se meterán en  “sus asuntos”…

La próxima semana la parte número dos y última de este drama carbonífero.