Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Lunes 06 de Diciembre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Los dos Chemas y los tres Durán

Pedro Fuentes. Foto: Especial

Pedro Fuentes. Foto: Especial

18 de Octubre 2021

PEDRO FUENTES

Los alcaldes electos de la zona metropolitana de Saltillo ya están imprimiendo su estilo de gobierno para los arranques de sus administraciones. Y el primero de ellos fue José María “Chema” Fraustro quien ya tomó sus primeras acciones significativas. 

Según algunos medios de comunicación se ha reunido con constructores y desarrolladores, con organismos empresariales como la Cámara Nacional de Desarrollo  y Promoción de la Vivienda (Canadevi), la Unión de Organismos Empresariales y con el Consejo Cívico de las Instituciones.

Todo indica que “Chema” está ajustando su proyecto y se encuentra determinando sus prioridades con el sector privado. Por lo pronto ya designó parte de su gabinete en áreas clave, lo que está reflejando la calidad de funcionarios tendrá la ciudad.

Fraustro Siller no solo se está concentrando en los problemas y soluciones del municipio que va a administrar, sino de la región que integra a los municipios de Arteaga, Ramos Arizpe, General Cepeda y Parras. Una visión que permitirá planear el desarrollo con mayor eficiencia y eficacia como zona Metropolitana o conurbada.

Pero para muchos el otro “Chema” –el de Ramos Arizpe– no parece generar mucho optimismo. 

Hay voces que aseguran que su administración será más de lo mismo. Y es que José María no ha encontrado soluciones a problemas muy importantes para Ramos Arizpe como el del abastecimiento de agua potable a la población. Esto a pesar de haber realizado una gran cantidad de perforaciones en su administración. 

Otro tema pendiente es el de la inseguridad y el descontrol de la policía municipal. Aunado a eso están los pendientes en la movilidad y su poca colaboración con los esfuerzos regionales que sus vecinos han realizado. 

Ramos Arizpe sigue padeciendo una gran deficiencia en la ubicación de unidades habitacionales lo que agrava la situación de quienes trabajan en la zona industrial de Ramos Arizpe y duermen en Saltillo. Los largos y tormentosos traslados que viven los trabajadores siguen poniendo en evidencia la falta de infraestructura y servicios que las familias de los trabajadores requieren.

El caso de Ramos Arizpe es estratégico para el Estado. Los accesos que aporta a la logística de producción de bienes y servicios dotan de un gran potencial para las exportaciones. La intersección de la carretera 57 México-Laredo con la Matamoros-Mazatlán ponen al municipio en una situación privilegiada. 

Esto sin contar con las vías de ferrocarril que cuentan con un buen nivel de conexión, además de las líneas de gas entubado, energía eléctrica de alto voltaje y fibra óptica todas estas vitales para la interconexión de Coahuila con el resto del país.

 

Arteaga también tiene sus retos

Ramiro Durán tendrá que hacer un esfuerzo sobrehumano para revertir la tendencia de la administración mediocre y sin miras que le están dejando su tío Jesús (actual alcalde) y su papá Everardo. Arteaga es, sin lugar a dudas, el municipio con mejores recursos naturales del sureste de Coahuila y con una población caracterizada por ser hombres y mujeres de trabajo.

Arteaga es un municipio con una producción de manzana catalogada como una de las de mayor calidad de México, sin embargo no ha alcanzado a desarrollar el gran potencial que tiene en el turismo regional. Ni qué decir de sus montañas y bosques con una gran disponibilidad de agua entre otras muchas otras ventajas. 

Lamentablemente los gobernantes de este bello municipio no han contado con la capacidad de organizar a las comunidades rurales para una efectiva participación social en apoyo a su desarrollo y para lo único que se les organiza es para ganar los procesos electorales del PRI. 

Y el que lo dude que voltee a ver los triunfos de la familia del alcalde a quienes no les ha ido nada mal. 

Ojalá y la inercia de trabajo hacia el crecimiento ordenado de José Maria Fraustro Siller logre despertar de la modorra a sus vecinos y que sin descuidar la responsabilidad propia de la capital de Coahuila, al fin se consolide realmente la Región Sureste.

El presidente Andrés Manuel ha dicho que ha entregado en tiempo y forma las participaciones federales y no a los gobiernos estatales como hacían anteriormente sino que de forma directa. Con mayor razón los próximos alcaldes deberán tener imaginación y creatividad para recaudar.

El problema seguirá siendo financiero y de obtención de recursos por lo que deben aumentar las tasas impositivas en algunos rubros como lo es el predial y no cargar tanto la mano a los empresarios con el Impuesto Sobre Nómina (ISN) y el de hospedaje y alimentos.

Bien harían nuestras futuras autoridades ajustarse el cinturón con reducción de personal, sea de confianza o sindicalizados, disminuir salarios a los altos niveles y evitar al máximo los gastos superfluos dejando lo estrictamente necesario. 

Es hora de dejar atrás las costumbres históricas de viajar, comer y beber muy bien además de viajar en costosos vehículos al servicio de “los de arriba” a costa del erario.

Los vecinos se lo van a agradecer.