Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 20 de Octubre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Lloré al vacunarme

Foto: Especial

Foto: Especial

17 de Septiembre 2021

LUIS GUILLERMO HERNÁNDEZ ARANDA

– ¡Yo sí lloré al recibir la vacuna, sentí bien padre!, me dijo Victoria de 28 años tras recibir la vacuna contra el Covid 19. 

– ¿Y porque lloraste?

-Porque se siente bonito que ya te vacunen. Te sientes como más protegida. Ahora sí les voy a poder decir a mi familia: ¡Ya por fin! Yo era la única que no se había vacunado así que ahora sí vamos a estar sanos todos.

Victoria acudió al Centro Comunitario Peñoles donde en esta jornada de 18 a 29 años se aplicaron más de 26 mil dosis. Tan sólo el 14 de septiembre en este módulo se aplicaron 6 mil 500.

Su historia es similar a la de Santiago Aguilar de 19 años, quien sólo tuvo que esperar 20 minutos para recibir la vacuna.

“Vengan a vacunarse porque entre más rápido vengan todos, más rápido se va acabar la pandemia. Por favor vengan a vacunarse”.

Seguramente historias similares a las de Victoria y Santiago se vivieron en Piedras Negras donde niños y adolescentes de 12 a 18 años recibieron la primera dosis de la vacuna Pfizer. Gracias a las gestiones del gobernador, Miguel Riquelme, de empresarios y el alcalde, Claudio Bress, Coahuila se convirtió en el primer estado en vacunar a los más jóvenes, a esos que el Gobierno Federal les está negando el derecho de protegerse contra el Covid.

El Puente Internacional número II, que conecta al municipio de Piedras Negras con Eagle Pass, Texas, en Estados Unidos, fue el escenario para que el pasado martes mil adolescentes entre los 12 y los 17 años recibieran la vacuna.

El programa, sin duda pionero e histórico, permite a hijos de trabajadores de la industria de exportación en Coahuila ser vacunados contra el COVID-19 y así garantizar un menor número de contagios del virus dentro del sector laboral.

La logística para no violar la ley, porque México aún no autoriza vacunar a los más jóvenes, fue la siguiente: camiones de pasajeros acudían cada hora hasta las empresas maquiladoras de Piedras Negras, para trasladar a los adolescentes y a sus padres hasta Eagle Pass, Texas, donde fueron vacunados contra el COVID. 

Los 15 minutos restantes de observación los pasaron dentro de los camiones y, de no registrarse ninguna reacción, los niños y adolescentes regresaban a Piedras Negras.

Resulta lamentable que en México se tenga que recurrir a amparos para poder obtener una vacuna o medicamentos contra el cáncer. Si el gobierno federal se dejara apoyar de acciones como las realizadas por el gobierno de Coahuila y empresas como Peñoles sin duda la vacunación fluiría más rápido, pero por desgracia al Gobierno Federal le interesa tener el monopolio de la vacuna porque los intereses políticos son más importantes que la salud de los mexicanos.

 

Twitter @lharanda