Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Lunes 23 de Mayo 2022
UnidadInvestigación
| | |

Fuego amigo

Foto: Especial

Foto: Especial

04 de Mayo 2022

JULIÁN PARRA IBARRA

Aunque para los que ya peinamos canas –o de plano ya ni eso peinamos- conocemos la historia de cómo nació el IFE que con el tiempo se transformó en el INE. Antes de eso –para información de los más jóvenes-, las elecciones las organizaba, supervisaba y validaba el propio gobierno, que en una de sus últimas ‘graciosadas’, la protagonizó en 1988 cuando siendo el secretario de Gobernación Manuel Bartlett, ‘se le cayó’ el sistema, maniobra mediante la cual se impidió la llegada de la alternancia a nuestro país, al otorgar el triunfo a Carlos Salinas de Gortari, por encima de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, del Frente Democrático Nacional

Aquél hecho motivó dos cosas: el nacimiento del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 1989, y la creación del Instituto Federal Electoral (IFE).

Tras años de que las elecciones en este país se convertían en ‘cosa de dos’ entre el PRI y el PAN, el Partido del Sol Azteca se convirtió en la esperanza, y aunque muy joven, pronto dio la pelea para la Presidencia. De los tres grandes, sin embargo, el PRD fue el que tuvo un desgaste más acelerado, que lo tiene convertido hoy como uno más de los ‘partido morralla’.

Al más joven de los tres partidos grandes hasta antes del 2018, se lo comieron y acabaron las llamadas tribus, que lo exprimieron hasta dejarlo en bagazo y brincar la mayoría de sus integrantes a la nueva opción que se encontraron en el camino: el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), donde además se hizo una amalgama de priistas y panistas resentidos que encontraron al ‘partido de moda’, que les permitió alcanzar desde la Presidencia de México hasta cualquier puesto de elección popular.

Con ese nuevo mazacote ¿qué nos haría pensar que en Morena no ocurriría lo mismo que al perredismo? Son los mismos personajes y traen las mismas mañas y costumbres. Morena es el partido que, tras su creación, más rápido llegó a la Presidencia, pero parece ser que también es el que más rápido se reducirá a su mínimo.

El fuego amigo que se disparan internamente entre los grupos morenistas, es más intenso en muchos casos que el que se disparan entre partidos adversarios. Si no lo cree, échele nada más una leída a las más recientes declaraciones a medios o publicaciones en sus redes, John M. Ackerman y Gibran Ramírez, el primero uno de los consentidos del Presidente; y el segundo, ex aspirante a la dirigencia nacional de Morena. 

Y ambos tienen en común que uno de sus principales blancos, es la candidata a la gubernatura de Durango, Marina Vitela, a quien no bajan de ‘impresentable’ y corrupta entre otras lindezas. Lo dicho, el fuego amigo en Morena es en serio. Se llevan fuerte entre los morenistas.

 

@JulianParraIba