Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 10 de Agosto 2022
UnidadInvestigación
| | |

El común denominador

Álvaro Moreira. Foto: Especial

Álvaro Moreira. Foto: Especial

04 de Julio 2022

ÁLVARO MOREIRA

El pasado 15 de junio, el presidente Andrés Manuel López Obrador desestimó en una de sus conferencias mañaneras que el país esté viviendo una grave escalada de violencia, pretendiendo minimizar este fenómeno al reducirlo a hechos entre bandas del crimen organizado que se concentran –según dice— solo en seis estados: Michoacán, Guanajuato, Estado de México, Baja California, Jalisco y Sonora, de los que cabe decir, cuatro son gobernados por Morena.

Además de irresponsable, esto es falso. Y es que, si se toma en cuenta la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes, encontramos entre ellos un común denominador, y es que los cinco que componen este terrible listado son Colima, Zacatecas, Baja California, Michoacán y Sonora, son todos gobernados por Morena.

Y es que, contrario a lo dicho por el presidente, la violencia no solo está entre bandas delincuenciales, sino que ha llegado a las puertas de los hogares y escuelas, impactando fuertemente a los grupos más vulnerables como son las niñas, niños y adolescentes.

Tan solo en las últimas semanas se han difundido en los medios hechos de alta gravedad, incluyendo el ataque armado en un centro de vacunación infantil en Puebla que dejó dos menores heridos. Al margen de este caso, desafortunadamente hay miles que no llegan a las primeras planas, pero que enlutan a las familias mexicanas.

De acuerdo con datos oficiales, en los primeros cinco meses de 2022, fueron asesinados 451 menores, 49 niñas y adolescentes sufrieron violencia feminicida, y 7,150 denunciaron lesiones. A ello hay que agregar el incremento masivo de delitos y ataques sexuales, que alcanzó el pasado mes de mayo su punto más alto en los últimos ocho años.

La violencia impacta de manera más aguda en la población infantil y adolescente, más aún si consideramos el entorno en que suele desarrollarse y la especial situación de vulnerabilidad en que se encuentran. Por ello la importancia de que todas y todos participemos activamente para erradicar este problema: desde la familia, la escuela y el vecindario. Todos tenemos el deber de velar por que se respeten los derechos de niña y niños, y responder a tiempo para prevenirlo.

Con este propósito, en el Congreso del Estado presenté una iniciativa que busca fortalecer una amplia red de denuncia ciudadana, involucrando a todos los sectores de la sociedad, en especial a aquellos que guardan una relación más estrecha con los menores. Porque no debe existir excusa para permitir la violencia contra niñas y niños y, mucho menos, tolerar la impunidad ante estos hechos.

Me despido de ustedes amigos, esperando reunirnos de nuevo, por este medio, la próxima semana. Que Dios los bendiga.