Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 01 de Diciembre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Desabasto de medicina, el sufrimiento de la gente

Álvaro Moreira. Foto: Especial

Álvaro Moreira. Foto: Especial

16 de Noviembre 2021

ÁLVARO MOREIRA

Una de las deudas más sentidas que tiene el gobierno con los mexicanos, es garantizar a todas y todos, el derecho a la salud. 

Con eso en mente, el actual gobierno federal se comprometió a garantizar una política de acceso universal a los servicios de salud y medicamentos gratuitos a toda la población. Una intención que no traspasó más allá del discurso.

Desde 2019, el país atraviesa por una de las más severas crisis de escasez de medicinas que, a la fecha, sigue sin remediarse.

La razón: una serie de políticas públicas mal ejecutadas que tenía como fin, según se dijo, luchar contra la corrupción y ahorrar en la compra de insumos médicos. Ninguno de estos objetivos se ha cumplido. Por el contrario, el desabasto se ha agudizado en todas las instituciones y en todos los estados de la República.

Apenas hace unos días, familiares de niños con cáncer se manifestaron, nuevamente, afuera del Aeropuerto Internacional para que resuelvan este problema. Esta es la segunda ocasión que protestan en ese mismo lugar en menos de cuatro meses. De no haber solución, cada martes protestarán frente a la terminal aérea.

El Colectivo Cero Desabasto informó que durante el segundo cuatrimestre de este año se registró el mayor número de reportes hasta el momento: 1823, la mayoría corresponde a medicamentos contra el cáncer, pero también a pacientes con diabetes, que han recibido un trasplante, con hipertensión arterial y con enfermedades de salud mental.

Con todo ello, basta decir que el desabasto no es un mito ni paranoia, mucho menos un ataque organizado al actual gobierno. Es un problema serio que ha sido ignorado, subestimado y distorsionado. Desafortunadamente todo parece indicar que este 2021 será el año con mayor carencia.

Hay algo en lo que sí coincidimos todos: ya no queremos más excusas. Basta de culpar a los anteriores gobiernos, de argumentar corrupción y deslegitimar a las familias.  

Me despido de ustedes, amigas y amigos, haciendo el firme compromiso de que, como diputado, continuaré alzando la voz y exigiendo a las autoridades que pongan al centro la salud y a los pacientes. Sigamos cuidándonos y que Dios los bendiga.