Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Lunes 17 de Enero 2022
UnidadInvestigación
| | |

Paflec, el gran invento que promete acabar para siempre con los baches

Foto: Especial

Foto: Especial

21 de Diciembre 2021

El objetivo en el mediano plazo es llegar a un número mayor de vialidades y para ello, incorporó un elemento más que ya fue probado en laboratorio y que ofreció resultados positivos en cuanto a mejorar las condiciones de durabilidad del pavimento.

VÍCTOR BARRÓN

Paflec, invento del joven lagunero Israel Antonio Briseño Carmona, es un pavimento capaz de regenerarse absorbiendo agua, característica que da lugar al auto mantenimiento para la prevención de baches. 

La innovadora técnica ha tenido distintas adecuaciones desde su fase de investigación en 2017, hasta llegar a la versión actual basada en la mezcla de aditivos con el asfalto, sin la necesidad de modificar el procedimiento para la fabricación del pavimento, explicó el ingeniero civil egresado de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC), Unidad Torreón. 

“Todo nace en la universidad, este proyecto de Paflec iba a ser mi tesis originalmente, pero vi que tenía potencial y fue entonces donde decidí emprender, decidí que mi proyecto viera la luz”, explicó. 

La aplicación de Paflec supone un ahorro importante de recursos, dado que evita el mantenimiento requerido normalmente en el asfalto afectado por los baches. 

“Entonces vi un problema y como ingenieros civiles siempre solucionamos los problemas de la sociedad mediante nuestras construcciones, entonces ahí fue en donde decidí: si hay un problema, hay una solución y si hay una solución, va a haber un mercado”, comentó. 

Israel mencionó que su investigación dejó ver que una combinación de variables deriva en la degradación del pavimento, esto a causa del paso de vehículos, las lluvias y el calentamiento global. 

Lo anterior es común pese a que instancias especializadas como la Secretaría de Comunicaciones y Transportes usan agregados como asfalto y piedra de calidad, pero esto a la larga no evita el desgaste. 

Sin embargo, uno de estos factores de daño como es el agua producto de las precipitaciones, sería el que marcaría el primer paso en el desarrollo del proyecto de innovación impulsado por Israel. 

“Las condiciones actuales en cómo se hace un pavimento ya no son como las necesidades de ese pavimento, o sea, ya sobresale tanto el peso y contaminación”, señaló. 

“Debe haber un medio en cómo se pueda darle un segundo aire, un segundo mantenimiento, sin utilizar construcciones; entonces dije, vamos a convertir el mayor agente de degradación en un agente de recuperación”, detalló. 

La idea acaparó la atención no sólo al interior de la UAdeC, sino también en diversos escaparates a nivel nacional e internacional. 

“En el 2018 empiezo las primeras experimentaciones, me dan resultados positivos y esto me hace participar en el Congreso Internacional de Investigación de Materiales”. 

El proyecto siguió su curso y el camino no fue fácil, pues al momento que Israel tocó puertas para colocar su invento en empresas y en instituciones de gobierno, la respuesta fue que su producto era muy caro. 

Así que fue necesario hacer adecuaciones sobre la marcha para disminuir costos en su proceso de elaboración. 

“Entonces en el 2019 lo reformuló con caucho y con otros aditivos, lo hago mucho más barato y gané diferentes concursos, el Premio Estatal de la Juventud, el Festival de Futuras Tecnologías Nivel Nacional y el James Dyson Award México”.

Ya en 2020, el siguiente paso de Israel se dio con el acercamiento de varias empresas del ramo y con ello, un primer contrato con una compañía de peso en México y Estados Unidos, pero al igual que ocurrió con prácticamente todas las esferas de la vida mundial, la pandemia del Covid-19 también terminó por frenar este proceso. 

Y de forma posterior, Israel tuvo que decidir cuál sería el rumbo de su proyecto y decidir si el destino de Paflec seguía estando fuera de La Laguna o si es que en la propia región encontraría las condiciones para seguir desarrollando la idea. 

“La que más me gustó fue Ergon, debido a que ellos son quienes más venden asfalto en México y en Estados Unidos. Tenemos un contrato en 2020, lastimosamente llega el Covid y arruina todos los contratos”, sostuvo. 

“Y ahí es en donde me dicen en 2021, ‘¿Quieres continuar con nosotros? Pero vamos a tener tu invento en un congelador o te damos luz verde y vas con alguien más, sin resentimientos y todo bien’. Al final me decido emprender por mí mismo porque no podía esperarme tres años y me asocio con la Constructora Lagar aquí en Torreón para llevar a cabo la experimentación y ofrecer mi producto al mercado”, manifestó. 

El joven inventor reconoció que la situación con Ergon le había generado desánimo, pues la fórmula del pavimento regenerativo cuenta con dos patentes y el contrato que se cayó le habría significado el acceso a 20 años de regalías. 

Pero en La Laguna, la sociedad que hizo con la Constructora Lagar rindió frutos y la primera oportunidad de aplicar la fórmula se dio en una vialidad del municipio de Francisco I. Madero y están en puerta otras obras en dos municipios fuera de Coahuila donde el invento se ganó la confianza de ayuntamientos que quieren decirles “adiós” a los baches. 

“Fue en Francisco I. Madero, fue en una vialidad federal y fueron solo unos 100 metros porque decidimos que fuera de prueba para determinar su funcionamiento, más que nada porque no teníamos la capacidad de agregar todo el aditivo a toda la construcción. Entonces solo fue ‘hadita de cáliz’, ya para determinar bien la dosificación y todo lo que se viene, para crearlo en unas vialidades más grandes que tenemos en Tlahualilo (Durango) y en Chihuahua, en Camargo”. 

Tras este importante avance en el desarrollo del invento, Israel comentó que el objetivo en el mediano plazo es llegar a un número mayor de vialidades con Paflec y para ello, en este 2021 incorporó un elemento más que ya fue probado en laboratorio y que ofreció resultados positivos en cuanto a mejorar las condiciones de durabilidad del pavimento. 

“Y tenemos una nueva reformulación llamada Agrex, es una solución en agua que la agregas, digamos que una pipa va rociando la calle y se regenera y rejuvenece el asfalto, es decir, ya no se volverá a construir. Esa es la nueva invención que tengo ahorita”, añadió. 

Y al referirse a lo que le ha mantenido en pie durante el lapso que pasó antes de cosechar los primeros éxitos con Paflec ya en la práctica, el joven lagunero recordó que tuvo una época de infancia y juventud con carestía y fue precisamente ese entorno el que le dio el aprendizaje de aferrarse y luchar por alcanzar una meta. 

“Siempre dije que tengo que hacer algo, si tengo la oportunidad de entrar a la universidad —que me mantuve yo con dos trabajos y becado—, no la iba a desperdiciar, voy a crear algo para tener una mejor vida”, externó el joven lagunero. 

El llegar a este punto le significó enfrentar prejuicios y recibir muchos “no”, sin embargo, Israel Briseño siempre tuvo claro que nada de eso le haría bajar los brazos y hacer a un lado el sueño de ver que su invento sería adoptado como solución a un problema hasta ahora cíclico en distintos entornos como es la presencia de los baches. 

“Ha sido difícil, no te voy a mentir, porque me ven y como lo comentábamos, te ves muy chavo, sin experiencia, sin contactos, no eres nadie. Y lastimosamente en México, si no tienes a alguien, si no tienes contactos es muy difícil entrar”. 

“Pero yo sé, porque solo es la motivación de seguir adelante, que todo salga bien. Y si no es así, pues lo intenté, eso es suficiente para mí, de que no me quedé atorado, hice lo mejor que pude. Pero al final nunca voy a saber a lo que pude llegar si no lo sigo intentando”. 

Es en ese sentido que las voces de propios y extraños que le restan importancia a proyectos de innovación no son causa de desánimo cuando existe la fe en desarrollar una idea y colocarla en el mercado. 

“Al final, yo siempre he dicho que lo importante es creer en uno mismo porque este proyecto es como un hijo para mí, yo lo tengo y yo lo he fortalecido, yo lo he ido mejorando y sobre todo, he confiado en él. Porque yo sé que es la única forma de salir adelante, tener un proyecto y ver por uno mismo, de que todo va a salir bien aunque muchas personas me digan que este proyecto no va a salir adelante. 

“Yo sé que sí, es la fe ciega de los emprendedores a nuestro proyecto, muchas empresas grandes que hoy están en el día, no creían en ellos, inversores, hasta su propia familia y hoy, muchas compañías valen millones de dólares”. 

Y mientras Paflec sigue despertando interés en otras entidades, el joven inventor manifestó que es precisamente la aspiración de brindarle solución a una problemática que afecta a la colectividad, lo que define el impacto de un proyecto de esta naturaleza. 

“Vaya, pues mi sueño es que se pueda vender en donde se necesita. He tenido contacto en el estado de Veracruz, en diferentes zonas céntricas, que ahí es donde más llueve. Entonces lastimosamente ahorita no tenemos la infraestructura para venderlo ahí, pero como vayamos creciendo, lo vamos a poder seguir ofreciendo para que por fin se cumpla el sueño de pavimentar con mi invento y el sueño de muchas personas, de que ya no haya baches”. 

El camino recorrido en esta primera aventura deja claro en Israel la convicción de seguir creando inventos y nuevos productos que continúen brindando a la sociedad las soluciones que requiere en términos de ingeniería. 

“Al final yo me veo solo seguir inventando cosas, me gusta ese afán. Comenté lo de Agrex, que lo he mejorado y también reformulé mi invento para que sea un aislante más térmico, es decir, que ya no se dañe tanto por el sol. Me encanta eso, entonces al final me sigo viendo innovando cómo mis productos pueden entrar al mercado porque siempre se puede seguir mejorando, esa es la cuestión”.